Hoy en día muchos de nosotros estamos en la búsqueda constante de reconectar con nuestro ser y nuestras raíces. Debido a esto recurrimos a nuevos hobbies, hábitos y estilo de vida. Estamos tan cansados del estrés de la rutina del día a día que deseamos encontrar sitios que nos permitan escapar de todo esto, aun estando en nuestra propia casa u oficina.
Nuestros hogares u oficinas han evolucionado posterior a lo que vivimos en la pandemia. Muchos de nosotros nos esforzamos bastante en estos meses para transformar nuestros espacios en sitios que nos brindaran paz y tranquilidad. Los recursos más comunes en estos proyectos DIY fueron plantas, papeles tapices o diseño nuevos espacios para largas jornadas de home office.
Así como nuestros hogares evolucionaron el diseño de interiores,
también se detectaron nuevas corrientes arquitectónicas. Una de las más famosas es el Diseño Biofílico, basado principalmente en la
conexión con la naturaleza. Sus principales pilares radican en la construcción de espacios que involucren materiales y texturas naturales que nos permitan conectar y sentir amor por entornos naturales.
¿Qué es el diseño biofílico?
El biomorfismo es un movimiento artístico que comenzó en el siglo XX.
El arte biomorfista se centra en el poder de la vida natural y utiliza formas orgánicas de la biología.Para construir un proyecto biofílico se requiere la participación de plantas, agua, sonidos, animales, olores y materiales. Un diseño biofílico debe de cumplir con tres principales puntos:
1. Naturaleza en el espacio. Se puede contar con presencia de agua, luz dinámica, conexión con sistemas naturales, conexión visual con la naturaleza, variabilidad de temperaturas, corrientes de aire, entre otros.
2. Analogías naturales. El uso de formar y patrones biomorficos, complejidad y orden.
3. Naturaleza del espacio. Perspectiva, refugio, misterio y riesgo/peligro.
Con la ayuda de estos tres pilares podemos lograr estimular y generar nuevas emociones que pueden clasificarse en los siguientes escenarios:
1. Experiencia indirecta: luz, aire, agua, plantas, animales, clima, entre otros.
2. Experiencia directa: materiales, imágenes de la naturaleza, colores naturales, simulación del aire, luz natural, entre otros.
3. Experiencia del espacio y lugar: perspectiva y refugio, integración de las partes, espacios de transición, movilidad, entre otros.
¿Qué beneficios obtenemos?
Existe una gran cantidad de estudios que mencionan que los usuarios que conviven en espacios de este tipo incrementan sus niveles de bienestar, productividad y creatividad. Un ambiente de este tipo nos hace más felices y más receptivos.
¿Qué opinas? ¿Tu marca está lista para brindar este tipo de experiencias?
Te invito a seguir leyendo mis publicaciones de tendencias y adentrarte
al mundo del interiorismo.
Puedes visualizar mis contenidos en mis diferentes redes sociales y página web.

Por: L.D.I. Yohaana Aguirre

Yohaana Aguirre Art & Design
Teléfono:667 192 1209
yohaana.artdesign
@yohaanaaguirre.artdesign

Leave a comment