En tiempos de crisis, hay personas que piensan que el estrés y los cambios que provoca solo repercuten en el estado de ánimo o en el sueño, pero en realidad, cuando una persona vive al límite en sus exigencias mentales, no descansa y se siente bajo presión, teniendo como resultado un desequilibrio emocional.

 

La energía se adquiere, para muchas personas, por medio de las relaciones sociales, las actividades, todo lo que logramos percibir. En estos tiempos de crisis, esa energía se ve limitada debido al confinamiento y la limitación de las actividades que usualmente realizamos; desde salir a la oficina hasta pasar el rato con amigos.

Nuestro cerebro reacciona de manera sorprendente cuando algo que solíamos hacer, de pronto se detiene. Cambiar la rutina puede tomarse, para algunos, como algo beneficioso, pero para muchos otros resulta en estrés.

Basado en tu personalidad, lo que más se suele recomendar es buscar lo que energetice con base a tu realidad actual; en definitiva no se pueden hacer las cosas que antes estábamos acostumbrados a hacer, por lo tanto, debemos aceptarlo y tratar de adaptarnos a lo que sucede en la realidad.

Actualmente, el trabajo en casa es estresante para muchas personas que son extrovertidas, se sienten frustrados por no socializar y laboral directamente, Jannik Laursen, experto en el mundo de liderazgo y negocios, recomienda que, para evitar el estrés laboral desde casa, realices actividades antes o después de las horas de trabajo, que te den energía y que, al momento de volver a laborar, puedas visualizar la situación de una maner diferente.

De igual manera, es importante hablar con otras personas y externar cómo te sientes para obtener ayuda y recomendaciones para sobrellevar y adaptarse a esta nueva normalidad.

Para conocer el estado de esas energías debes considerar lo siguiente:

● Tu estado físico.

● Estado mental

● Emociones

● Relaciones sociales

Es de suma importancia encontrar un equilibrio entre estos cuatro aspectos, basados en tu personalidad y en tu biología, así identificarás qué actividades te debilitan y te hacen sentir estresado y por otro lado, encontrás las que te beneficien y mantengan el balance.

Toma en cuenta que siempre se debe tener en mente a las necesidades básicas, posiblemente sea un proceso que te lleve tiempo de identificar, pero el auto reconocimiento es un punto clave para poder tener un control del estrés.

Existen 3 personalidad biológicas a identificar, primario, secundario y terciario:

Extrovertidos: Personas que necesitan alto estímulo social

Ambivertidos: Personas que necesitan medio estímulo social.

Introvertidos: Personas que necesitan bajo estímulo social.

Hay que identificar cuáles son los instintos más frecuentes que tienen las personas y así actuar dependiendo del tipo de personalidad biológica que tengas.

Ahora bien, ¿cómo se puede salir del estrés? Como primera instancia debes identificar cuáles son los problemas, utilizar actividades que te carguen de energía para estar preparado para hacer frente al estrés y en casos extremos que desbalancean por completo tu equilibrio emocional, acudir a expertos.

Para tener un mejor impacto en la actividad de laboral desde casa, tanto el jefe como el empleado deben funcionar con un proceso colaborativo, a través de la comprensión mutua que ayude a facilitar el aumento de la energía de ambas partes para sobrellevar el estrés generado por el confinamiento.

Es normal sentir por un momento que las cosas pueden llegar a superarnos, pero al ser consciente de la fuente que causa esas emociones estresantes y dejar nuestras energías negativas en actividades beneficiosas, puedes dar un cambio y volver a tomar el control de tus emociones.

 

*Con información de forbes*

Leave a comment