Escribió Robert Burtón, escritor y clérigo inglés, que las hijas se convierten en aquello que sus padres les susurran al oído por las noches. Desde que lo leí entonces, recordé como mi madre me decía que yo era “valiente” “perseverante”, me dio una libertad para trabajar y estudiar, un cumulo de valores desde pequeña envueltos en un gran amor, también me contaba cuentos de hadas mientras me acariciaba para dormir. Y sí, en efecto no me queda duda que lo que pasa en tu infancia es un gran detonante para el desarrollo de tu personalidad. Sin duda, las y los que tuvimos una infancia privilegiada, la sociedad y el gobierno tenemos una gran responsabilidad para con nuestras niñas que son el futuro de México. 

Un estudio de las Universidades de Nueva York, Illinois, y Princeton revelan que las niñas a los 6 años, empiezan a creer que la inteligencia y brillantez no está asociado a su sexo. Es decir, dado a las ideas preconcebidas y estereotipos sociales que dictan que las mujeres no deben de estudiar ciertas carreras, como la ciencia, las matemáticas, ingeniería y que su lugar es en la casa y que deben esperar a ese príncipe azul que las rescate. Se les educa principalmente para eso. Teniendo como resultado la brecha de sueños que es la rotura que existe entre las niñas y su potencial.

Asimismo, en otro experimento,  los investigadores observaron con niños y niñas de 5 a 7 años que estos veían a su género de manera positiva y las niñas eran menos propensas asociar las brillantes con su género. Cómo resultado las niñas tenemos mujeres que crecen inseguras, eligiendo carreras que ellas creen son más aptas para su género y al mismo tiempo una insatisfacción de ellas mismas y el impedimento de un desarrollo humano y económico en el país.

Es decir, la desigualdad de género que hoy presentamos en la actualidad tiene matices más profundos de lo que pensábamos. Sin embargo, en la historia, han existido grandes mujeres que creyeron en ellas mismas y en sus neuronas para lograr un gran cambio en el mundo y la humanidad;  grandes pensadoras y filosofas en el mundo, como Simone de Beauvior, que nos hizo reflexionar sobre el papel de las mujeres y como nos concebimos a nosotras mismas y cambiar en la forma que el mundo las concibe, mitos sobre la opresión de las mujeres. Indira Gandhi, una mujer fuerte y capaz que se convirtió en una de las líderes mundiales cuando la discriminación hacía las mujeres en un país tan complejo como la India era mucho más dura y que decir de Marie Curie que pensaba que solo la educación y el conocimiento podían cambiar al mundo, gano 1 premio nobel en Física y uno segundo en química por sus estudios en la radioactividad que abonaron a los grandes descubrimientos tecnológicos del siglo XXI.

En el área de la poesía tuvimos a Rosario Castellanos, mexicana, una de las escritoras más famosas a nivel nacional e internacional,  que nos enseñó a escuchar la voz de nuestra alma, con sus bellísimos poemas como “Destino” que no enseña la pasión desbordante que detrás de los humanos puede haber y de lo que son capaces cuando aman. Y que decir de Frida Kahlo, pintora y también mexicana que transformó el dolor en su vida en sus grandes obras de arte.

Necesitamos cerrar la brecha de sueños, y eso depende toda la sociedad en su conjunto. Enseñarlas desde chicas a que ellas pueden ser lo que ellas quieran, lo que su corazón les dicte, desde chicas empoderarlas a ser niñas brillantes, mujeres científicas, astronautas, presidentas de un país, pintoras, profesoras, ingenieras, grandes pensadoras, filosofas.

Hago un llamado a los padres, a los profesores, a los familiares, a las  madres, a los padres, los tíos, las tías, los abuelos, las abuelas, los jefes, los compañeros de trabajo,  a empoderar a nuestras niñas desde pequeñas siendo el punto central su capacidad interna, a enseñarlas a confiar en ellas mismas temprana edad y conseguir un verdadero empoderamiento interno que es precisamente la fuente de felicidad.

Ya nos lo enseña la historia. Por lo tanto, mujeres y hombres podemos lograr lo que deseemos desde la belleza de pensar hasta inventar grandes cosas para el beneficio de la humanidad.

Por: Karla Doig Alvear
Abogada, Maestra en Políticas Públicas.
karla_doig_alvear
@karladealvear

Leave a comment