Las tareas del hogar pueden ser una de las obligaciones más tediosas y odiadas por la mayoría de las personas, pero todo eso puede cambiar si lo miras desde otro punto de vista: desde el de la alianza con tu bienestar. Y es que limpiar los muebles, barrer, o atender el jardín, puede ayudarte a quemar calorías, e incluso ahorrarte la cuota del gimnasio.
Hay algunos estudios que se han centrado en este tema con el fin de conocer cuáles son las tareas que se realizan cada día en casa, o de manera semanal, que más calorías queman.
Mantener la casa limpia, por lo tanto, puede hacernos gastar unas 1.500 kcal a la semana sin apenas esfuerzo, pero esto depende mucho del empeño que se le ponga y, por supuesto, de la edad, el peso y la altura de la persona.
Además, como ya intuirás, no todas las tareas domésticas requieren de la misma energía, y por ejemplo planchar no será igual que limpiar el suelo o los muebles, para lo que hay que estar todo el rato en movimiento.
Por ello, hemos elaborado una lista con las tareas del hogar que más calorías consumen para que puedas hacer tu propia tabla de entrenamiento en casa y conocer cuál sería su equivalencia aproximada y generalizada en deporte:

Atender el jardín
Es, según un estudio, una de las tareas que más calorías queman. Si tu casa tiene jardín una buena manera de mantenerte en forma es encargarte personalmente de su cuidado. Agacharte a cortar las raíces, podar las hojas, pasar el rastrillo, o recoger los frutos de un pequeño árbol, puede mantener en forma tu cuerpo, quemando hasta 213 kcal en media hora de actividad, algo similar a 15 minutos de carrera.

Limpiar las ventanas
Es la tarea más peligrosa de nuestra lista, pues si no se pueden desmontar para limpiarlas deberás subirte a una escalera. Por supuesto, hazlo siempre con cuidado y con la máxima seguridad. Dejar los cristales relucientes te ayudará a quemar 115 kcal cada 20 minutos, y aunque no es necesario hacerlo a diario, puede suponer un extra el día que se lleve a cabo, con una equivalencia similar a la de 25 minutos de un circuito de entrenamiento.

Fregar el suelo
Esta actividad hogareña es una de las que puedes hacer diariamente, así mantendrás tu suelo libre de las bacterias y suciedades que se adhieren a los zapatos con los que pisamos la calle, y además podrás quemar hasta 107 kcal por cada 20 minutos de ejercicio, lo que vendría a equivaler a 45 minutos de natación al fregar toda la casa, aunque obviamente esto depende del tamaño de tu hogar. Es una tarea en la que se recorren todas las habitaciones moviendo las piernas, y se fortalecen ambos brazos, necesarios para mover la fregona, limpiarla y escurrirla.

Limpiar el baño
Junto con la anterior, es una de las tareas que más movimientos requieren, y en la que se queman unas 100 kcal cada 20 minutos de limpieza. Y es que, por ejemplo, limpiar la mampara del baño, o incluso la superficie de la bañera o de la ducha, puede hacer que acabes sudando más que en una clase de 20 minutos de spinning, especialmente si en esa limpieza también se incluye la de los azulejos de las paredes.

Lavar la ropa
Esta tarea incluye varias subtareas, como separar la ropa, meterla en la lavadora y luego tenderla, un conjunto de actividades que requieren de esfuerzos diferentes. Lavar la ropa a mano puede llegar a implicar un ejercicio similar a dar un paseo y podría hacerte quemar unas 148 kcal por cada media hora de frote. Sabemos que con la lavadora esto estaría solucionado pero, por ejemplo, puedes hacerlo a mano con aquellas prendas que sean más delicadas; las dejarás perfectas y mantendrás los brazos en forma, como si hicieses 40 minutos de entrenamiento de pesas.

Quitar el polvo
Por cada 40 minutos dedicados a eliminar el polvo de los muebles se queman 194 kcal. Tiene sentido, pues es una de las tareas que más movimientos requieren. Mover los brazos, agacharse, o subirse a escaleras para llegar a determinadas zonas del mobiliario, contribuye a que los músculos quemen energía y te ayuda a estar en forma. Intenta alternar la mano con la que pasas el plumero o la bayeta para evitar las descompensaciones, y recuerda siempre agacharte correctamente para no dañar la espalda. Dejar los muebles libres de ácaros equivaldría a unos 20 minutos de aeróbic.

Hacer la cama
Esta quizás es la tarea más sencilla de todas, además de ser una de las pocas que se deben hacer todos los días, pues cada noche deshacemos sus sábanas. Hacer la cama te llevará muy poco tiempo y apenas gastarás energía, pero cambiar completamente la cama o pelearte con el edredón mientras sustituyes la funda puede quemar unas 70 kcal, lo mismo que si hicieras unos 20 minutos de pilates.

Pasar la aspiradora
Una vez a la semana, o más a menudo si tienes algún perro o gato como mascota, puedes pasar la aspiradora por cada rincón de tu hogar. Se demostró en un estudio que las personas quemaban de media unas 86 kcal cuando utilizaban este pequeño electrodoméstico durante 30 minutos, porque requiere ciertos movimientos y desplazamientos para conseguir dejar todo sin una mota de polvo, algo similar a lo que se quema con 20 minutos de jogging –andar rápido–. Eso sí, evita las malas posturas mientras la utilizas, ya que esto puede pasar factura a tu espalda.

Planchar la ropa
El siguiente paso después de lavar la ropa y que se seque es plancharla. Ponerse a reducir la montaña de prendas arrugadas que se acumulan en un rincón puede ser una buena manera de hacer ejercicio, pues se pueden llegar a gastar hasta 157 kcal a lo largo de una hora, lo mismo que si dedicases 30 minutos a clases de aquafitness. Aunque vayas a estar mucho rato planchando hazlo de pie, así quemarás más calorías, e intenta alternar los brazos y la presión ejercida para que se tonifique todo por igual

Ahora que ya sabes la cantidad de calorías que puedes quemar en tu propia casa solo queda un paso: ponerte manos a la obra con la limpieza y ser constante con ella. Tómatelo como una manera de entrenar; puedes poner música, e incluso contabilizar tú mismo las calorías perdidas con una pulsera de actividad y motivarte para superar tus propias marcas. Haz todas las tareas con energía y prestando especial atención a la contracción de los músculos, y te mantendrás tonificado sin apenas darte cuenta y sin pagar la cuota del gimnasio.

Leave a comment