Una de las mujeres más influyentes de la música, de la moda y del cine más grandes de las últimas décadas es Madonna, la reina del pop.

Madonna Louise Ciccone quien en meses pasados recién cumplió 63 años sigue en todo lo alto, siendo un referente por su talento y su determinación, sus inolvidables canciones, sus ritmos y sus provocaciones.

Con sus letras, esta cantante americana nacida en Michigan se ha escrito la historia de la música pop en las últimas décadas. Supuso revolución y aportó una dosis chispeante, provocativa y picante a la que siempre ha sabido sacar partido. 

Su estilo, bajo los focos y lejos de ella en la calle, ha marcado un antes y un después. Su impacto en el mundo de la moda ha sido enorme desde hace cuarenta años y eso que en lo referente a vestir según la tendencias no es algo que vaya con ella. Nunca lo ha hecho y visto lo visto, nunca lo harán.

Madonna ha sido una artista y una mujer que, por carácter y por su forma de entender la vida imponiendo sus propias reglas. Lo ha hecho y lo ha conseguido buscando la provocación y el romper barreras y los tabúes establecidos en la sociedad en cada momento de la historia. Y en cuestiones de estilo también, cada vez que ha pisado la alfombra roja de la Gala MET ha estado en boca de todos.

Su vida personal y sentimental también ha estado repleta de subida y bajadas. El actor Sean Penn, una de las grandes estrellas de Hollywood de las últimas décadas, el director de cine británico Guy Ritchie  o el modelo brasileño Jesús Luz han sido algunas de sus conquistas y de los hombres que en algún momento de sus vidas han compartido sus caminos con ella.

En lo familiar, la cantante es madre de seis hijos: Lourdes Leon, fruto de su relación con el entrenador y bailarín Carlos León; Rocco Ritchie, que nació durante su matrimonio con el director; David Banda y Mercy James, a los que adoptó junto a Ritchie en 2006 y 2009 respectivamente; y las gemelas Stella y Esther a las que adoptó en 2017.

Madonna sabe cómo estar en boca de todos y siempre encuentra la forma de volverse tendencia. Actualmente la cantante en plena promoción de Madame X, un documental de Paramount+ sobre su última gira, interrumpió la rutina de un barrio neoyorquino al dar un show íntimo en un conocido restaurante, Red Rooster, de Marcus Samuelsson. Y luego trasladó la fiesta a las calles de Harlem, donde cantó, megáfono en mano, “Like a Prayer”, ante la mirada atónita de los presentes.

La cantante está sumida en la promoción del film que lleva el nombre de su último álbum, Madame X. Además, en agosto pasado, anunció que se volverá a unir a Warner Records para lanzar todos su discos con ediciones especiales para coleccionistas.

Madame X, además de ser un detrás de escena de la gira muestra la solvencia con la que la estrella sigue en carrera. “¿Alguna vez fueron empujados? Madame X llegará para terminar con la tranquilidad”, escribió junto al video en las redes sociales días atrás.

PARA SABER

1979

Antes de sus comienzos en el mundo de la música, Madonna estuvo trabajando en Dunkin’ Donuts. ¿Quién iba pensar que aquella vendedora iba a terminar siendo la reina del pop?

Leave a comment