Me gustaría mentirles y escribir que nunca he caído en la tentación pero pudiera generalizar que a todos nos ha pasado, y es qué ¿A quien no se le antoja una caja de sus chocolates favoritos si la tiene justo enfrente?

Para dar el enfoque adecuado y mantener al lector atento quiero hacerles una oferta y tienes que decidir por una:

1-Te ofrezco una caja mediana de tus chocolates favoritos ahora mismo.

2.Te ofrezco una caja grande de tus chocolates favoritos el día de mañana.

Si eres como la mayoría pudieras decidirte por la primera.  Este ejercicio tan simple que cabe en dos párrafos puede hablar tanto de nuestras emociones y del tema principal de este artículo el cual me gusta denominar: “Parches sociales”.

Regresando a la caja de chocolates me complace informarte que es un “sesgo cognitivo” muy estudiado, entre otros, por el Premio Nobel Daniel Kahnemen, se le conoce como “Sesgo del presente” y nos indica que nos preocupamos por el presente y todo lo queremos inmediato. De aquí surge el test de las golosinas que se ha realizado en escuelas preescolares de Estados Unidos para estudiar la capacidad emocional de sus estudiantes y se percataron que la mayoría de los pequeños al ponerles una golosina y ofrecerles 2 golosinas si esperaban unos minutos decidieron NO ESPERAR, desean menos pero al instante. ¿No es el problema actual en la sociedad? QUEREMOS TODO Y RÁPIDO, y esto nos va orientando a

parchar las cosas que deberían quedar solucionadas de raíz.

Un ejemplo más real es el siguiente: ¿Bajar 10 Kilos con dieta o meterse al quirófano y al día siguiente amanecer bien buena? y esta pauta me da lo que denomina: un parche social, me quiero parchar el problema de autoestima que no me he metido a investigar de fondo, ¿Por qué no me gusto? ¿Por qué no me acepto? ¿Por qué bajar 10 kilos si con 3 menos me vería bien? ¿Quién me dice que debo bajar 10 kilos? ¿Es por salud avalado por mi nutriólogo o por mi cuenta?, y así como este ejemplo pudiera mencionar tantos que tenemos como sociedad; nos vemos tan necesitados de parches que me ofrecen “felicidad” efímera para distraerme de la realidad y no atacar con conciencia lo que verdaderamente me quitaría el aburrimiento o el vacío que habita en mí. Y ojo, no me refiero a que si tuviste una operación estética sea por un vacío, sino que debería tener un acompañamiento emocional y psicológico que inclusive los expertos orientan para un mejor resultado. El consumismo está cada vez más acelerado a causa de nuestra necesidad de llenarnos con inmediatez, con algo que me quite el aburrimiento porque yo no puedo ni estar sola un momento, porque necesito una distracción. No sabemos convivir con nuestra soledad porque también nos han dicho que la “soledad” es mala, y entonces busco “amistades”que me distraigan y me voy a comer o a tomar algo, cuando debería estar sola investigando ¿Por qué chingados no sé estar sola?, y de pronto jamás me pongo a investigar y resolver estas dudas y sigo buscando parches sociales, sigo llenándome de lo que está afuera sin saber que mi interior se llena justo ahí, internamente.

¿Qué pasa con las drogas, con la tecnología, con todo aquello que nos brinda placer momentáneo? ¿Con el sexo por diversión? ¿Con el alcohol que me hace olvidar las penas?

Todo es temporal, nada es permanente, todo eso se va en segundos la sensación de placer y después me sigo quedando igual, tan estático, tan vacío como siempre. No resuelvo nada, solo parcho el sentimiento por horas y no doy solución a lo que me sigue y seguirá haciendo ruido, solo voy cayendo en el mismo ciclo, le doy vueltas y es una bola de nieve que no me deja frenar y crece, no para hasta que se topa con problemas y me permite dar un poco de tiempo para pensar:

¿Qué necesito? ¿Por qué siempre me meto en problemas?

Es un tema complicado, es un tema fuerte que no se puede explicar en un artículo de manera simple, pero es un tema que requiere atención para que dejemos de caer y nos pongamos accionar como humanos, como seres tripartitos que no solo tenemos un cuerpo físico, tenemos una mente y un espíritu y estamos vacíos, no nos damos el tiempo para leer ni para meditar, pero ninguna hora de la comida se nos puede pasar; hasta postre pedimos. Pero, ¿Qué hay del postre de oración? ¿Qué hay de tu desayuno espiritual para dar gracias por despertar?. Hay tantas dudas que solo quiero compartir para reflexionar, mi intención no es atacar, es dar un paso para accionar y enfocarnos en lo que verdaderamente requiere la atención y dejar de parchar ante la sociedad la verdad.

“La única manera de librarse de la tentación es caer en ella” Oscar Wilde

Master of Business Administration: Denisse González

log: Instagram: @Vivo.paracontarlo

FB: @vivoparacontarlo

Leave a comment