La mayoría de las ciudades del mundo tienen que adaptarse a sus límites físicos, ya sean montañas, ríos o el propio mar, para poder crecer. Sin embargo, la tecnología ha permitido que puedan desarrollarse super-urbes para las que parece que no hay nada imposible.

Ejemplos como la ciudad de Doha, en Dubai, lo ponen de manifiesto. Allí, las dunas del desierto no han sido impedimento para crear una de las mayores urbes del mundo llena de rascacielos, en la que incluso se ha construido una isla artificial. Pero hoy te vamos a hablar de la sorprendente ciudad de Songdo.

El futuro de las ciudades

La ciudad de Songdo se encuentra en Corea del Sur, concretamente, a unos 65 kilómetros de la capital, Seúl. Lo interesante de este lugar es que ha sido creado desde cero con un proyecto de futuro. Desde 2003 se empezaron las obras para crear una isla artificial cerca del puerto de Dongchun-dong.

Después de más de una década de trabajo, finalmente en 2015 la ciudad estaba preparada para acoger a sus primeros habitantes. La mayoría, trabajadores y ejecutivos del centro empresarial que se alberga en su interior, aunque también muchas personas que trabajan en la capital.

¿Qué hace que la ciudad sea inteligente?

La gran pregunta que suscita esta ciudad creada desde cero es qué es lo que hace que sea realmente ‘inteligente’. La respuesta es que esta ciudad alberga en su interior cientos de dispositivos tecnológicos que permiten hacer la gestión mucho más fácil para todos.

Por ejemplo, mejorando el consumo energético de los hogares. Para ello, cada casa y apartamento están equipadas con un panel digital que muestra el consumo de manera pormenorizada. Es una forma interesante de conocer cuánto se consume y poner la primera piedra para empezar a reducirlo.

Pero hay mucho más. Como la tecnología detrás de una de sus grandes atracciones: el puente Songdo Bridge One, que cuenta con sensores para detectar cuánto tráfico transita exactamente sobre sus carriles. De este modo, los datos pueden ser procesados en un centro de control de tráfico para establecer los semáforos y otros elementos para aligerar la fluidez del tráfico.

Reciclaje para un mundo mejor

Por último, lo que hace que esta nueva ciudad sea considerada ‘verde’ son varios elementos que consiguen reducir su impacto medioambiental. Por un lado, el gran parque ubicado en el centro, que actúa como un ‘pulmón verde’ para absorber todo el CO2 de la ciudad.

Por el otro, un sistema de gestión de residuos que es la envidia del mundo entero. Se trata de una curiosa red subterránea en la que los ciudadanos pueden verter sus desechos de manera muy sencilla desde el hogar. Esa red se encarga de llevarlos al centro de procesamiento para su clasificación y reciclaje.

Leave a comment