Tenerife tiene mucho, mucho que ofrecer, es la mayor de las siete Islas Canarias y ejerce un magnetismo para millones de turistas de todo el mundo, pues tiene un poco de todo para todos: historia, cultura, fiestas de fama internacional, playas de ensueño y bosques de película.

La isla de Tenerife cuenta con hasta 12 zonas climáticas diferentes, el clima árido y seco del sur de la isla y la humedad y exuberancia del norte. El Teide domina la geografía de Tenerife. Además de ser el pico más alto de España, a él se debe la fertilidad de zonas como el Valle de la Orotava.

Pocos lugares pueden presumir de la variedad que esta isla ofrece, así que quien decida visitar esta hermosa isla podrá elegir entre el clásico día de sol y playa en Los Cristianos, increíbles rutas de senderismo en Anaga, asombrarse con el paisaje casi marciano del Parque Nacional del Teide o encontrar la ola perfecta en El Médano

La lista es interminable. Por eso hemos aquí te decimos los mejores lugares de esta maravillosa isla y descubre su hermoso paraíso.

Subida al Teide

Con sus casi 4000 metros, el Teide es el tercer volcán más alto del mundo. Desde él se puede disfrutar de increíbles vistas a las islas vecinas. Se recomienda madrugar para ver amanecer dese él y contemplar el espectáculo de su sombra bañando la isla.

 

Parque Nacional del Teide

Una experiencia maravillosa es realizar una excursión al Parque Nacional del Teide, el más visitado de Europa y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su paisaje va desde frondosos bosques a los valles de lava de La Esperanza o el paisaje lunar de los Roques de García: sin duda uno de los lugares con mayor diversidad natural del mundo.

 

Punta de Teno

Esta pequeña península rocosa y escarpada está a apenas 10 kilómetros de Buenavista y es el punto más occidental de la isla, un lugar ideal para perderse, llenar los pulmones de brisa marina y escapar de las hordas de turistas con camisetas de “I love Tenerife”. En Punta de Teno hay un precioso faro (aún operativo) y una tranquila bahía desde la que se pueden ver las vecinas islas de La Gomera y La Palma, además de las montañas de Teno.

Acantilados de Los Gigantes

Estos impresionantes acantilados se erigen como imponentes torres, con una altura que va de los 500 a los 800 metros. Las antiguos pobladores de Tenerife, los guanches, llamaban “Murallas del Infierno” a esta cadena de escarpadas montañas, y realmente producen miedo. Puedes incluir la visita si decides hacer una excursión al pueblo de Los Gigantes, desde donde es posible realizar excursiones de buceo, submarinismo, navegar en kayak o ir en barco para observar ballenas y delfines siguiendo la escarpada línea de los acantilados.

La ruta hacia el pueblo de Masca

Masca es un pueblo perdido de la mano de Dios situado en lo alto de una colina frente al mar. Se trata de un escenario muy fotogénico, por lo que es muy popular entre los turistas. Es por ello que te recomendamos ir temprano para evitar masificaciones y disfrutar de la espectacular bajada de 3 horas a la playa de Masca.

 

Piscinas naturales de Garachico y Bajamar

Una manera diferente de sumergirse en las aguas del Atlántico son las piscinas naturales de El Caletón, en Garachico. Hasta principios del siglo XVIII, Garachico era el puerto más importante de la isla, desde el que se exportaban los famosos vinos tinerfeños. Las piscinas permanecen cerradas cuando hay mareas altas en primavera y otoño. El pueblo cuenta también con un bonito fuerte, el Castillo de San Miguel, y un paisaje digno de ver.

San Cristóbal de la Laguna

Otro de los numerosos lugares que se pueden encontrar en Tenerife. Se trata de una ciudad de planta cuadriculada que inspiró el urbanismo utilizado en tiempos de la conquista española de América. Además, fue la primera “ciudad de paz”, pues en su construcción no se utilizaron murallas. Cuenta con preciosos palacios con balcones de madera artesonados e iglesias de piedra volcánica. Al estar construída sobre una antigua laguna, la humedad de esta ciudad es muy alta y suele estar rodeada por niebla.

Playa de Las Teresitas, Santa Cruz de Tenerife

Las Teresitas se trata de una playa artificial, lo cual no quita mérito a la belleza de esta playa de arena dorada y palmeras inclinadas. A lo largo de sus varios kilómetros, se suceden los puestos en los que tomar una cerveza, un mojito a media tarde o comer unas papas con mojo o un bocata de carne mechada.

Playa del Bollullo en La Orotava

Sin duda una playa de difícil acceso, pero de visita más que recomendable. La Playa del Bollullo es ideal para perderse. A menudo cuenta con fuerte oleaje, pero sin duda tiene una belleza sobrecogedora, con riscos y peñas bordeándola. A ella se llega desde Puerto de la Cruz atravesando plantaciones de plátano y caminos complicados. Sobre ella hay un restaurante de los de toda la vida y una escalera que conduce directamente a la playa.

Playa de las Américas

Justo lo opuesto a la playa anterior. La Playa de las Américas es un paraíso turístico que disfruta de sol todo el año y es el complejo vacacional más popular de la isla. Consta de 4 playas, Torviscas, el Camisón, La Pinta y Playa del Bobo, todas ellas con un gran número de comodidades y sitios donde cenar una buena paella y tomar una sangría.

Playa del Duque, Costa Adeje

Conocida como la más exclusiva de Tenerife, la Playa del Duque está rodeada de boutiques y chiringuitos algo más elegantes que los habituales. Se trata de una playa tranquila en la que se agolpan varios hoteles de 4 y 5 estrellas. Si lo que te apetece es dejarte mimar y un poquito de postureo, esta es tu playa. La vuelta a la realidad, Playa de las Américas, está a sólo 15 minutos, así que disfruta jugando a ser un VIP.

Leave a comment