María y Emir se conocieron un fin de semana en Beirut, Líbano cuando ambos iban invitados a un evento organizado por amigos en común.

Fue amor a primera vista, María vivía en Milán mientras estudiaba su maestría en Brand Management y Emir en Londres lo que nono fue impedimento para empezar un nuevo capítulo en su vida, pues se frecuentaban cada fin de semana ya fuera en Milán o en Paris.

Luego de un bello noviazgo de dos años los jóvenes decidieron unir sus vidas y se casaron por el civil en New York, hoy luego de un año Marijose y Emir decidieron hacerlo simbólicamente, y acompañados de sus padres Adriana López Valle, José Gil López Favela, Hassiba Teffaha y Mohsen Teffaha se trasladaron al Cháteu de Robernier en Francia, un precioso castillo construido en 1600 rodeado por hermosos jardines y un viñedo majuestuoso.

Ese día los hoy esposos fueron acompañados por sus padrinos de honor Claude Spasevski de Macedonia y José Gil López, así de sus familiares y amigos más allegados quienes viajaron desde México, Alemania, Tunez, Reino Unido, Rusia, Estados Unidos  y Suiza para celebrar con ellos esta unión que no conoce idiomas, sin duda una boda que sobrepasó distancias y a una pareja que solo habla un idioma, el del amor.

Leave a comment