Un buen descanso nocturno es calve para poder afrontar el día con energía y vitalidad. Adaptar nuestra habitación para conseguir un descanso pleno y reparador es clave.

Crea un ambiente tranquilo y cálido, sin pantallas. Una decoración con tonos suaves y el silencio te ayudarán al relax.

Te ofrecemos las bases para conseguirlo.

 

 

Colchones, la importancia de un buen descanso

Pasamos casi un tercio de la vida en el dormitorio y en contacto directo con el colchón. A través de la respiración y de la piel se está expuesto a las sustancias químicas que lo componen.

Elige un colchón que además de ergonómico sea de materiales naturales, sin disolventes ni retardantes de la llama. Existen estas tres buenas opciones:

  • Algodón. Con certificación OEKO-TEX o, mejor aún, GOTS.
  • Látex. Que sea 100 % natural; no confundir con el sintético.
  • Látex y coco. En capas, el coco da dureza y el látex, elasticidad

 

La cama más saludable

Todo lo que debes tener en cuenta al escoger una cama:

  • Mejor de madera de tala sostenible (con sello FSC) y tratada con productos naturales, sin química sintética. Es la mejor base para un descanso reparador.
  • El somier de lamas permite la transpiración. Evita los materiales metálicos en la estructura de la cama.
  • La ergonomía es clave para adoptar una postura idónea para cada persona, según su edad y su peso. Si se precisa de una cama con motor se puede instalar un sistema de desconexión automática, para no estar expuesto al campo magnético del motor.

 

Un aire más limpio

Las plantas de interior pueden ubicarse también en el dormitorio. Son buenas purificadoras del aire, ayudan a regular la humedad ambiental y eliminan los compuestos orgánicos volátiles que emiten las pinturas, las cortinas o el mobiliario.

 

Ni frío ni calor

Dormir con la calefacción y poca ropa no favorece un sueño reparador. Es mejor elegir un buen edredón y dormir a una temperatura más bien fresca, sin pasar frío.

 

Tejidos sin tóxicos

Todos lo que debes tener en cuenta para escoger los tejidos de tu dormitorio:

  • Las fundas del colchón y de las almohadas de algodón ecológico están libres de tóxicos que podrían acabar en el interior del organismo, como el formaldehído o los retardantes de la llama.
  • Las sábanas de fibras naturales aportan un confort que no se consigue con las sintéticas. Estas producen electricidad estática, además de contener tóxicos.
  • Pijamas y camisolas, también sin tóxicos. Los estudios indican cómo los químicos del pijama pasan al cuerpo, que se encuentran en la orina a la mañana siguiente.

 

Almohadas, para una buena postura

  • Elige la almohada que por forma y grosor ayude al descanso de tus cervicales.
  • Los cojines para colocar entre las piernas permiten adoptar una postura más ergonómica al reducir la presión sobre la zona baja de la columna.

 

Luz

Cálida y tenue, es la mejor para preparar al cerebro para ponerse en modo dormir.

  • Elige bombillas muy cálidas, de unos 2.800 ºK, que asemejan su espectro electromagnético a la luz que emite el sol al atardecer.
  • Una toma de tierra eficiente permite que se deriven los campos eléctricos en la zona de la cabecera de la cama.
  • Si el cableado es apantallado, evitas la exposición.

Aleja de la mesita de noche el teléfono inalámbrico y apaga el móvil o ponlo en modo avión. Así el cerebro descansa mejor.

Y finalmente, la oscuridad será clave para que el reloj principal que regula los sistemas detox se ponga en marcha cada noche.

Leave a comment