Unos pequeños cambios pueden estimular el proceso biológico por el que las células eliminan toxinas y reparan sus propios daños.

¿Quieres poner en marcha tu sistema innato de limpieza y reciclaje para potenciar tu salud y bienestar? Con la alimentación y el estilo de vida puedes sacar el máximo provecho de esta maquinaria biológica perfectamente diseñada para que puedas vivir tu mejor versión con plenitud.

EL AYUNO ES LA HERRAMIENTA MÁS POTENTE PARA ACTIVAR LA AUTOFAGIA

A continuación algunas pautas generales que te permitirán activar tu autofagia, pero ten en cuenta que cada organismo es un universo en sí mismo.

ADAPTA EL AYUNO A TI

La herramienta más potente para activar la autofagia es el ayuno. Pero solo debes practicarlo si tu condición física y mental te lo permite. Lo mejor, insisto, es adaptar las recomendaciones a las necesidades y características de cada uno.

Si puedes, busca a un profesional que te ayude al principio. Lo más sencillo es el ayuno corto o intermitente, diario, en días alternos o unos días a la semana.

Primero debes considerar si necesitas y quieres hacer un ayuno. Algunos signos pueden darte señales de la necesidad de parar y limpiar:

  • Dolor de cabeza
  • Mal aliento
  • Boca pastosa
  • Lengua blanca
  • Digestiones pesadas
  • Gases
  • Piel con eccemas o acné
  • Edemas
  • Celulitis
  • Agotamiento mental
  • Indecisión
  • Nerviosismo
  • Negatividad

El ayuno es un proceso de autocuidado profundo, y conviene que te organices para llevarlo a cabo los días en que puedas tomarte las cosas con calma, sin muchas tareas y con tiempo para pasear, leer y meditar.

COME RACIONES PEQUEÑAS

Recuerda que la restricción calórica también ayuda a activar la autofagia. Además de los ayunos intermitentes, utilizar platos pequeños y quedarte con un poco de hambre son hábitos útiles para restringir el número de calorías y vivir más y mejor.

Puedes engañar el hambre con una infusión, usar la mano no dominante para comer, no ver la televisión mientras comes, no comer directamente de la caja o bolsa…

MUÉVETE

Un estudio de las doctoras Beth Levine Congcong He, de la Universidad de Texas, probó que el ejercicio mejoraba la autofagia en las células musculares de las extremidades y el corazón. Hallazgos anteriores ya habían comprobado que el ejercicio físico nos protege contra la diabetes al mejorar el metabolismo del azúcar a través de la autofagia. Un motivo más para huir del sedentarismo.

MENOS PROTEÍNAS

Elige raciones moderadas de alimentos proteínicos (en la dieta vegetal, incluye raciones diarias, pero moderadas, de legumbres, frutos secos y semillas), pues el exceso de proteínas ha mostrado ser un activador de mTOR, la proteína que favorece el crecimiento celular y anula la autofagia.

DUCHA FRÍA

Una de las situaciones que activa la autofagia por la vía de AMP-K es la bajada de temperatura corporal. El frío puede ser un estímulo potente de la salud y la vitalidad y puedes incluirlo en tu vida cotidiana de una manera sencilla: acabando siempre la ducha con agua fría.

O, siempre que puedas, con baños en el mar o la piscina durante todo el año. ¡Anímate!

TOMA EL SOL ¡ACTIVA LA VITAMINA D!

Esta vitamina influye en el control de la autofagia. Además de hacer una ingesta adecuada de alimentos ricos en vitamina D –como las setas expuestas al sol–, sobre todo, procura que te dé el sol para que se active la vitamina D en la piel.

  • En invierno sal a caminar a mediodía, cuando la radiación ultravioleta de los rayos es más fuerte pero no te quema.
  • En verano, resérvate para los momentos suaves del día para así tomar el sol sin filtros protectores; deja que el sol toque la mayor superficie posible de tu piel; y no te enjabones inmediatamente después de tu “baño de sol”.

DUERME BIEN

El último factor que se ha visto involucrado en la regulación de la autofagia es la melatonina, la “hormona del sueño”.

Acuéstate antes de las once de la noche, apaga todos los dispositivos electrónicos, evita mirar las pantallas del ordenador, el teléfono, la tablet… que emiten una luz azul inhibidora de la secreción de melatonina, duerme a oscuras y en silencio, y no olvides pulsar el off del botón del ruido mental.

Leave a comment