Una de las debilidades de muchos son los snacks. Tarde o temprano llega el momento del día en el que aún falta para la hora de la comida o cena y tu estómago ya está pidiendo a gritos algo para calmarse.
Todo gira alrededor del concepto de Mindfulness, que significa “Atención plena”. Esto invita a los consumidores a poner toda la mente en el momento. Lo importante que es poner atención cuando comes, eso permite muchas más cosas de las imaginas. Por ejemplo, te darás cuenta cuando realmente estés lleno.


3 beneficios del consumo consciente
– No hay probabilidades de que comas más de lo que tu cuerpo necesita
– Disfrutas más el snack que estás consumiendo
– Mantienes una relación positiva con la comida.

Otras de las preguntas que también te pueden funcionar para un consumo moderado son:
1. ¿Por qué quieres un snack?
2. ¿Necesitas energía? o ¿quieres quitarte el antojo?
Una vez que logres descifrar esto pregúntate lo siguiente:
¿Dulce o salado?
¿Suave o crujiente?
¿Caliente o frío?

5 tips para disfrutar de tu snack
• Define tu porción: desde el principio elige lo que te vas a comer, guarda algo para más tarde.
• No tengas distracciones: es momento de comer y nada más. Adiós computadora, celular o televisión.
• Disfruta: huele cada uno de los bocados.
• Mastica despacio: Eso te ayudará a no comer rápido y sentirte demasiado llena.
• Poco a poco: no empieces con un nuevo bocado si no has terminado con el pasado.
Muchas personas relacionan el consumir un snack con algo negativo. Sin embargo, un consumo consciente hace que tengas más control sobre tu alimentación, menor culpa y mayor satisfacción.

Leave a comment