El invierno ha llegado y eso implica tener mayores precauciones con el cuidado de nuestra piel.

Las bajas temperaturas de la época pueden hacer estragos en la piel y en nuestra apariencia siempre que no nos preparemos para sus efectos.

A continuación, se presentan algunos secretos para el cuidado de la piel cuya valía se renueva y aumenta en la época invernal. Contar con ellos nos permitirá hacerle frente a los embates del invierno y proteger nuestra apariencia hasta el término de la estación.

1. Aplica varias capas de cuidado sobre la piel

Primero aplica sueros que atraigan y retengan la humedad sobre tu piel; después unta un poco de aceite facial encima, y finalmente agrega crema nutritiva para terminar la capa de protección.

2. Protege tu piel del contacto con el agua

Antes de bañarte prueba con colocar aceite purificador sobre tu piel. Esto te ayudará a retener la humedad, y también la hará más flexible. 

3. Pon especial atención en los labios y los ojos

La piel es más delgada en estas áreas, y el número de glándulas sebáceas es poco o nulo, por lo que no deberías dejar estas áreas desprotegidas. Así que aplica las cremas y aceites también en estas zonas.

4. Utiliza un humidificador

La poca humedad en exteriores y en entornos cerrados es un reto propio de la época invernal, por lo que hemos de invertir en un humidificador para que la epidermis no sufra tanto.

5. Usa tejidos transpirables

Prioriza las telas ligeras y suaves sobre texturas más duras e irritantes, así como tejidos que puedan generar comezón.

6. Emplea ingredientes naturales

Las esencias y fórmulas naturales son una mejor alternativa que los productos con fragancia y elementos que puedan irritar la piel.

7. Evitar desmaquillantes fuertes y alcoholados

Los productos con crema o bálsamo pueden hacer una doble limpieza sobre tu piel si ella está muy reseca. Es preferible que en la primera utilices agua, mientras que la segunda sea en seco.

8. Usa sueros con mucha vitamina C

La vitamina C fomenta la producción de colágeno y también la regeneración celular, por lo que los sueros ricos en esta vitamina son muy recomendados.

9. Usa una mascarilla de miel tres veces a la semana

La miel es un humectante natural, y como también retiene la humedad, hacerse una mascarilla con él y aplicársela tres veces a la semana aparece como una gran opción.

Es preferible preparar la mascarilla por las noches y después de haberte desmaquillado.

10. Incorpora los lípidos a tu rutina

Puedes emplear todo humectante que contenga lípidos y también antioxidantes para proteger tu piel. Puedes usar, por ejemplo, el aceite de semilla de uva, que protege la piel mientras la mantiene en equilibrio durante los periodos fríos.

11. Evita los baños calientes

El agua caliente le quita a tu piel la humedad esencial y daña la barrera protectora natural. En caso de que te bañes con ella, humecta tu piel inmediatamente después de hacerlo.

12. Elimina los ingredientes deshidratantes

Aceites minerales y aceites agresivos son peligrosos para las células cutáneas, y reducen drásticamente la función de barrera de la piel.

13. Usa bloqueador solar

El bloqueador solar debería ser utilizado también en invierno, incluso considerando la poca cantidad de luz solar, y esto se debe a que el bloqueador homogeneizará el tono de tu piel y les dará a las cicatrices la oportunidad de sanarse y aclararse.

Al hacer uso de estos secretos relacionados al cuidado de la salud cutánea estaremos actuando de manera activa por el bienestar de tu piel y por nuestra apariencia frente a las otras personas, lo que no es un hecho menor o falto de importancia.

Leave a comment