Por: Vanessa Meza

 

Este mes tenemos en portada a un gran cirujano oncólogo, el cual nos ha hecho ver que no sólo se necesita conocer el lado médico de esta enfermedad, sino también ser humanos y dar todo el apoyo que un paciente oncológico necesita para poder sobrellevar cada procedimiento. Una vez más entrevistamos al doctor Cuitláhuac González Galindo, nacido en Culiacán, Sinaloa y egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Sinaloa, con especialidad en Cirugía Oncológica en el Centro Médico Nacional del ISSSTE y la UNAM, cuenta también con estudios en Cirugía Laparoscópica Oncológica Avanzada en Strasburgo, Francia. Continúa leyendo esta entrevista para que sigas conociendo más sobre él y su importante labor en la salud, siendo considerado como uno de los mejores oncólogos de Sinaloa.

 

Sabemos que ha visto todo tipo de casos de cáncer ¿Cómo es su día a día en la lucha por ayudar o tratar a los que luchan contra esta enfermedad?
Lo interesante de mi especialidad es que tenemos la posibilidad de proporcionar tratamiento a una gran variedad de tumores malignos en hombres y mujeres, cada paciente llega con una enfermedad y estado de ánimo diferente, ahí empieza la lucha y los retos, ya que evaluamos toda la característica del paciente para definir el tratamiento ideal, le explico los beneficios de cada procedimiento, en ocasiones los pacientes traen ideas y miedos que han sido fomentados por personas que opinan sin saber y tenemos que luchar para cambiar la forma de ver la enfermedad, les muestro el por qué vale la pena ponerse los guantes contra el cáncer, en el consultorio existe un momento de alegría y tranquilidad para muchos pacientes, pero será un día difícil para otros, sin embargo mi compromiso es que el paciente y yo hagamos un plan para estar mejor.

 

Imaginamos que el oncólogo debe ser también un poco psicólogo para estos casos, ¿qué suele recomendar a los pacientes o qué les dice a la hora de darles una noticia así? ¿Cómo es dar una noticia así?
En dar malas noticias no hay una guía estricta, porque cada paciente y familia tienen ideas distintas, siempre acuden con la idea de ser curados y es algo que no podemos garantizar ya que cada tipo de cáncer tiene un comportamiento independiente uno de otro, es como los seres humanos, (nadie tiene un carácter igual y nadie responde igual a una agresión), en ocasiones no es posible dar malas noticia en una primera consulta porque sabemos que tendrá un impacto en todo lo que rodea al paciente, nuestra responsabilidad es tener todos los elementos clínicos antes de dar una noticia poco favorable, resaltamos las fortalezas que tenemos frente a la enfermedad, planteamos la realidad en que estamos, guiamos el proceso que continuará y respetamos la fe y esperanza del paciente y familia.
¿Qué cosas podrían influir en que alguna persona pueda desarrollar algún tipo de cáncer?
Existe una gran variedad de información que habla de causas, sin embargo, para cada tipo de cáncer existen factores de riesgo, la dieta, el consumo de tabaco y alcohol, la exposición a virus y el origen genético en un 10% aproximadamente, sin bien es cierto podemos prevenir un 30% del cáncer, es muy importante promover protocolos de estudios radiológicos y laboratorio de acuerdo a la edad de los pacientes tomando en cuenta sus factores de riesgo de tal manera que logremos una detección temprana de cáncer y un tratamiento oportuno.

 

¿Qué factores pesan o influyen a la hora de que el especialista se decida por un tratamiento de radioterapia o uno de quimioterapia para afrontar un cáncer?
La evaluación inicial de un paciente es clave, desde que cruza la puerta del consultorio ya estoy viendo, si camina con andadera, si le vienen ayudando para caminar, si es autosuficiente, si tiene apoyo familiar todo lo descrito más los hallazgos de la historia clínica, si tiene enfermedades y cuales, etc. Determinar un tratamiento ideal implica un análisis de todas las características del paciente en un 50% y el otro 50% depende de la enfermedad que vamos a enfrentar, es decir el tipo de cáncer, su ubicación y que tan extenso está, no es la misma un tratamiento para un paciente con cáncer de tiroides que para un paciente que tiene un cáncer de colon o recto o un paciente que tiene un sarcoma de tejidos blandos, los pacientes que llevamos a una cirugía inicial al estar recuperados serán evaluados para determinar los tratamientos que podrían continuar, como quimioterapia o radioterapia u otros.

¿Considera que la sociedad está lo suficientemente informada sobre estas enfermedades?
Tenemos una sociedad que aún carece de información e incluso en el gremio aun es complejo orientar adecuadamente a los pacientes, uno de nuestros mayores retos es educar, transmitir información y herramientas para que el paciente busque al médico especialista en cirugía oncológica para recibir un tratamiento inicial adecuado.
Los pacientes con sospecha o diagnóstico de cáncer deben ser tratados por cirujano experto en cáncer.

 

¿Qué cree usted que necesita principalmente un paciente que está pasando por un tratamiento oncológico?
El paciente requiere 2 factores fundamentales: un buen apoyo familiar, que permita mantener buen estado de ánimo, que apapachen al paciente, dándole sentido a cada día que pasa, el segundo es un equipo multidisciplinario, el paciente debe confiar en la necesidad de tener apoyo psicológico, nutricional, especialista en dolor. Esto hará más ligero el proceso de tratamiento y recuperación de los pacientes. El paciente requiere del amor de su familiar y de un equipo especializado que lo respalde, ese es nuestro trabajo

 

¿Cuál ha sido el caso que más lo ha impactado o llegado a marcar durante su carrera?
Sin duda me enfrento a una gran variedad de casos que me llenan de satisfacción y con frecuencia veo tristemente que la falta de información de los pacientes y familia sobre mi especialidad afecta a pacientes.
José tiene 65 años, acudió con un médico porque tenía una bolita de 5cm en la pierna, lo enviaron con alguien que podía quitársela porque parecía grasa, afectivamente el cirujano le quitó el problema, a los meses volvió a salir y se la quitaron nuevamente, el paciente buscó en internet sobre su reporte de patología: Liposarcoma. Y nunca nadie lo mandó con el cirujano oncólogo, al investigar acudieron a valoración al consultorio 801 del Hospital Ángeles con un servidor. Las cosas ya eran muy complejas, la zona afectada ya era mucho más grande, nuestra mejor oportunidad era al realizar la primera cirugía (y no podíamos regresar el tiempo). Afortunadamente logramos llevar a cabo una cirugía adecuada, y muy extensa, y posteriormente lo enviamos a radioterapia, actualmente se encuentra con buena respuesta cumpliendo su primer año post tratamiento.
Ruth 50 años. – Le detectaron cáncer de colon con metástasis a hígado, su médico (no oncólogo) le dijo: ya no había nada que hacer, la paciente se deprimió, la habían dejado sin esperanza, afortunadamente llegó una amiga, ella le recomendó a un servidor y la valoramos: la paciente fue llevada a quimioterapia y posteriormente la operamos del cáncer de colon y quitamos las metástasis del hígado. Actualmente lleva 2 años de sobrevida.
Como estos casos vemos gran cantidad, los pacientes deben ser orientados de manera inicial hacia los especialistas en cáncer, cirujano oncólogo, es mejor decidir bien desde el principio.

¿Algún mensaje que quiera dar a nuestros lectores?
El ser humano por diferentes factores puede llegar a desarrollar algún tipo de neoplasia, es importante que cuando existe sospecha de una tumoración o de cáncer no aceptar ningún tratamiento hasta ser valorado por un cirujano oncólogo.
Mi especialidad implica actualización constante, hemos estado haciendo entrenamientos en cirugías oncológicas en el extranjero, y acudido a congresos nacionales e internacionales, esto ha permitido que el consultorio 801 ubicado en Hospital Ángeles tenga mayor confianza de sus pacientes.

 

Ahora, con la situación que hemos estado viviendo los últimos meses ¿Cómo ha sido atender a sus pacientes?
Inicialmente como en todos lados fue difícil, en cáncer no se puede esperar mucho tiempo después del diagnóstico, continuamos trabajando con los cuidados necesarios hasta que me tocó cursar con la infección por COVID y ahí las cosas cambiaron para mí, después de un periodo de descanso volvimos con mayores cuidados en consultorio y haciendo más estudios de detección de COVID antes de operar al paciente.
Mi sugerencia es mantener los cuidados que ya están bien definidos y no bajar la guardia porque es una enfermedad impredecible.

 

 

Créditos
Fotografía
Omar Rochín
Pixel Studio
(667) 238-1272

Video
Frank Jacques

Imagen/ Coordinación
Nora Aragón
@noraaragon.casadeimagen
@noritaragon
(667) 756-6618
https://m.facebook.com/NORAARAGONMAKEUP/

Leave a comment