Por: Paul McGregor

 

Este es el primero de una serie de artículos en los que invitamos a extranjeros que viven en Sinaloa a compartir sus experiencias de vida aquí. Nos contarán qué los trajo a Sinaloa, qué han descubierto y cómo es vivir tan lejos de “casa”. Han aprendido mucho de nosotros a lo largo de su camino. Nosotros también podemos aprender de ellos.

Las entrevistas las realiza Paul McGregor, él mismo un expatriado.

Williams Burrows es violonchelista de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes (OSSLA). Nacido en Inglaterra, ahora vive en Culiacán, a 10,200 km de su patria.

 

Paul McGregor: William, cuéntenos algo sobre su ciudad natal, en Inglaterra. ¡Seguro que es bastante diferente a Culiacán!
William Burrows: Crecí en el pequeño pueblo rural de Cranfield en Bedfordshire en Inglaterra, 100 km al norte de Londres. Tiene una población de menos de 6,000 habitantes y es básicamente una ciudad de una sola calle. Sin embargo, es famoso por su Facultad de Aeronáutica (ahora parte de la Universidad de Cranfield) y todos los años disfrutamos de los espectáculos aéreos. Incluso se menciona con su nombre medieval de Cranfelle en el famoso Domesday Book, un gran censo de Inglaterra y partes de Gales, realizado en 1086 por orden del Rey Guillermo el Conquistador (1028-1087). A la edad de 20 años, dejé Cranfield por Londres para continuar mis estudios musicales en el Royal College of Music.

 

PM: ¿Cuándo llegó por primera vez a Culiacán y qué lo llevó a salir de Inglaterra y viajar al otro lado del mundo?
WB: Vine por primera vez a Culiacán hace diez años. Recientemente cumplí 40 años, ¡así que he pasado una cuarta parte de mi vida aquí! Fue una amiga mía en Londres, Lydia Bunn, también músico, quien me mencionó Culiacán por primera vez cuando nos encontramos un día para tomar un café. Ella también se mudó a México y ahora vive en Guanajuato donde toca con la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato. Después de charlar con ella sobre la OSSLA, decidí aplicar. Envié una audición grabada, me ofrecieron un puesto y acepté. Estaba en búsqueda de una gran aventura y tenía ganas de experimentar algo completamente diferente. Esto parecía exactamente la oportunidad que estaba buscando.

 

PM: ¿Qué sabía usted de Sinaloa o de Culiacán antes de venir?
WB: Lydia me dijo algo sobre qué esperar, particularmente con respecto a la comida y su propia experiencia tocando en la OSSLA. Pero estaba tan ocupado preparándome que no tuve tiempo de investigarlo. Ni siquiera lo busqué en Wikipedia.

 

PM: Sé que este no fue su primer viaje al extranjero. Cuéntenos algo de sus viajes por el mundo antes de echar raíces en Culiacán.
WB: Durante seis años, entre 2004 y 2010, toqué como violonchelista a bordo de cruceros, ya sea solo o como parte de un dúo, trío o cuarteto. Eso me llevó por todo el mundo, abarcando todos los continentes excepto la Antártida. Navegué por el Canal de Panamá varias veces y tuve mi primera vista de México cuando atracamos en Acapulco.

 

PM: ¿Siempre le ha gustado viajar?
WB: Sí. De niño siempre quise vivir en Alemania. Mi padre, el profesor Donald Burrows, es reconocido por ser experto en la vida y obra del compositor barroco alemán Georg Friedrich Händel. De hecho, escribió una biografía del compositor que se considera un ‘clásico’. A menudo viajaba a Alemania, particularmente a Halle, el lugar de nacimiento de Händel. De niño siempre quise ir con él. Entonces, mi anhelo por cosas más allá de las Islas Británicas comenzó a una edad temprana. La Universidad atraía a muchos extranjeros y sus hijos asistían a mi escuela primaria. Me fascinaba el exotismo y los idiomas extranjeros que hablaban, así que siempre trataba de hacerme amigo de ellos.

 

 

PM: ¿Qué ha aprendido al mudarse de un país a otro?
WB: Toda la experiencia de empacar mis cosas y mudarme a Culiacán fue liberadora. Llegué solo con mi violonchelo y una bolsa. Cuando uno empaca sus cosas en una bolsa, se da cuenta de lo poco que realmente necesita. De hecho, ¡todo lo que realmente necesitaba era mi violonchelo!

 

PM: ¿Qué le pareció establecerse en Culiacán?
WB: He viajado tanto que nunca me siento “extranjero” en ningún lugar al que voy. Pero, en los primeros días, sí noté cómo la gente de Culiacán miraba fijamente a este “extranjero” dondequiera que fuera. Quizás ahora, diez años después, la gente esté más acostumbrada a ver a extranjeros, pero recuerdo que en ese entonces era objeto de una gran curiosidad.

 

PM: Ahora se ha establecido y tiene una familia.
WB: Sí. Conocí a mi esposa Sofía en 2017 cuando vino a un concierto. Su padre era el célebre artista sinaloense Miguel Esparza Blancas. Ahora tenemos dos hijos, Nicolás y Olivia.

 

PM: Usted toca el violonchelo. ¿Cuándo empezó a tocar y por qué eligió el violonchelo?
WB: Mi padre y mi abuelo tocaban el violín, al igual que mis dos hermanos. Cuando comencé a tocar el violonchelo a los cinco años, estaba tan orgulloso de que mi instrumento fuera más grande que el de ellos. Tuve el gran privilegio de tomar clases con un alumno de William Pleeth (1916-99) que fue profesor de la violonchelista de fama mundial, Jacqueline du Pré (1945-87). El violonchelo que ahora toco en la orquesta tiene más de 140 años y es de fabricación francesa.
Con los años, el violonchelo se ha convertido en algo más que un instrumento musical para mí. Es toda mi vida. Hay algo dentro de mí, un anhelo de tocar el violonchelo y el tiempo que paso practicando el instrumento son como momentos eternos. Siento que casi estoy entrando en un mundo de sueños.
Para mí, el violonchelo es como la voz de tenor en un coro. Mientras que el violín puede elevarse y volverse etéreo, como una voz angelical, el violonchelo permanece conectado a tierra, asemejándose más a la voz humana. Es un instrumento que puede evocar mucha emoción y ciertamente siento un vínculo emocional cuando lo toco. Puedo decir que el violonchelo me dio una vocación que otros no tienen. Siempre me he sentido muy feliz y afortunado de tener la seguridad de mi vocación.

 

PM: Entonces, en 2010 su carrera musical le trajo a Culiacán y la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes. Cuéntenos algo de su experiencia tocando en la orquesta.
WB: Es un gran privilegio tocar en la OSSLA. Sus miembros son músicos de gran talento, formados en algunas de las mejores academias del mundo. También es muy internacional. Tan solo en la sección de violonchelo hay seis nacionalidades. Uno aprende mucho tocando con personas de tan diversos orígenes. También es un privilegio en otro sentido: aportamos experiencias musicales a muchas personas que no necesariamente han crecido con la música clásica. Muchos de los que vienen a nuestros conciertos están escuchando música e instrumentos clásicos por primera vez. Cuando tocamos una sinfonía, por ejemplo, es como llevar al público en un viaje.
Para mí, una sinfonía es como leerle una novela al público. Tiene un principio, un medio y un final y la orquesta es oradora. Para mí, la mejor experiencia que puede tener cualquier músico es compartir esa aventura con el público. Vivimos en un tiempo muy ‘ocupado’ y visual, con nuestros teléfonos celulares, redes sociales, páginas de Facebook, etc. Entonces, un concierto de música clásica ofrece la oportunidad de literalmente desconectarte y entrar en un momento de separación y tranquilidad. Simplemente experimentas el momento. Y la orquesta es quien lo brinda.

 

PM: Habla usted muy bien español. ¿Cómo fue su aprendizaje del idioma?
WB: La OSSLA también ayudó aquí. La mayoría de las orquestas hoy en día son tan internacionales que adoptan el inglés como idioma de trabajo en los ensayos. Pero en la OSSLA, el idioma de trabajo es el español, por lo que hubo una necesidad inmediata de aprenderlo. Para mí, aprender español fue parte integral de la aventura que quería vivir. Tomé clases y aproveché cada oportunidad para charlar con personas que no hablaban inglés, ¡lo que me obligó a aprender más español y bastante ‘Culichi’.

 

 

PM: ¿Hay algo en Inglaterra que extraña especialmente al vivir aquí en México?
WB: ¡Cricket y rugby! También echo de menos no poder pasear tranquilamente por el campo. Las montañas alrededor de Culiacán se ven tan atractivas, pero siempre me advierten que no me aventure allí. Y extraño a mis padres y hermanos. Ojalá vivieran en Mazatlán, ¡ni demasiado lejos ni demasiado cerca! Pero se acepta la separación cuando se cambia de continente.

 

PM: Supongo que mientras viajamos por el mundo, no podemos evitar comparar la vida en diferentes países. ¿Hay algo que Sinaloa pueda aprender de Inglaterra?
WB: Sí, en términos del reciclaje. En Londres, desde hace muchos años, existe un sistema estricto para separar vidrio, metales, plástico, cartón y residuos de alimentos. Muchos de estos artículos luego se reciclan y se convierten en una fuente de ingresos. El reciclaje te hace pensar dos veces antes de tirar algo. Además de hacer de Sinaloa un estado más limpio, puede crear empleos y ingresos.

 

PM: ¿Y algo que Sinaloa pueda enseñarle a Inglaterra?
WB: Sí. Podemos aprender del humor mexicano. Por ejemplo, cuando un inglés comete un error, maldice. Cuando los mexicanos cometen errores, tienden a reírse de sí mismos y a hacer una broma, y buscan encontrar el humor en una mala situación. En la vida hay momentos en los que debemos reír o llorar. Los mexicanos optan por reír. Eso me parece muy positivo.

 

PM: ¿Algún pensamiento final?
WB: Siento que mi vida sigue siendo una aventura, pero ahora, con dos hijos, esa aventura continúa aquí, en Culiacán.

 

PM: Thank you, William.

 

Leave a comment