A partir de que Branemarck descubre la capacidad que posee el titanio para integrarse en un todo con el hueso maxilar; surge la implantología dental actual. El hueso y sus osteocitos son capaces mediante prolongaciones protoplasmáticas de crecer sobre el titanio, de tal manera que la retención es tanto física, química como biológicamente aceptada.

¿Cómo?

Se necesita un lecho óseo (área de recepción para lograr la sujeción primaria en condiciones clínicas que aseguran su correcta instalación y duradero servicio.

 

¿Cuándo?

Cuando el paciente ha perdido una, dos o más piezas dentarias, ya sea por patología (caries, enfermedad periodontal, iatrogenia) o por accidente (fractura) y haya perdido su capacidad masticatoria haciéndose necesario devolver las estructuras perdidas y su función.

¿Dónde?

En adultos mayores que han perdido sus piezas dentarias y usen prótesis total (placas dentales) devolviendo con implantes la retención adecuada de esta prótesis total. Con la comodidad y seguridad que esto le otorga. Poder masticar y hablar sin temor da una calidad de vida mayor a una prótesis solo unida al tejido con adhesivos comerciales.

 

¿Por qué?

Cuando la colocación de los implantes es correcta, da al paciente la oportunidad de volver a sentir que es capaz de morder una manzana sin que la prótesis se desplace. Y poder confiar en que la pieza, puente o prótesis total está ajustada y contiene los principios actuales de la odontología moderna que son salud, función y estética.

Consulte a su dentista, hable con él, seguro encontrará en su intercambio de preguntas y respuestas la información necesaria para hacer la mejor elección de un tratamiento y deberá ser siempre bajo el cuidado de quién sea capaz de devolver la función a un aparato masticatorio dañado por diversas circunstancias.

 

Por: Dr. Héctor Monge

Especialista en rehabilitación bucal

Prodont Salud Dental

Río Sinaloa 136 Pte., Col. Guadalupe.

Tel. consultorio (667) 713-3520

 

 

Leave a comment