Alguna vez has entrado a una oficina o local comercial/empresarial y has sentido una “vibra”? Esta “vibra” no es más que las emociones que este lugar nos hace sentir gracias a la conjugación de sus colores, iluminación, formas, texturas y acabados. Esta es la esencia del diseño de interiores.

Es increíble lo que se puede lograr armonizando estos elementos. Imagina entrar a la sala de espera de un dentista y, en lugar de sentir nervios o ansiedad, sientes paz, armonía y tranquilidad. ¿No sería lo ideal? ¿O qué tal un local que vende panecillos y pasteles? Imagina que sus colores sean lúgubres, sus muebles rígidos y poco atractivos para pasar el rato… seguramente no querrás pasar ahí ni dos minutos.

Como puedes ver, diseñar espacios es más que solo acomodar cosas y combinarlas. Es reflejar la identidad y la misión de una marca, que tus usuarios, clientes y clientes potenciales sientan lo que eres, lo vivan y surjan emociones positivas relacionadas con tu negocio, a fin de lograr una conexión positiva y fomentar la recordación de marca.

Pregúntate: ¿cómo quiero que me perciba la gente? ¿Lo estoy logrando? ¿Qué cambios debo hacer? Todas las marcas cambian a lo largo de su historia, ya sea por el mercado: nuevas preferencias de consumo, cambios en la forma de consumir y demás; o cambios internos, por ejemplo, cambios en la visión, misión o valores de la empresa. Ya lo dijo el famoso evolucionista Charles Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, sino la que responde mejor al cambio”. Y recordemos que los que no cambian, se quedan en el olvido.

¿Pero qué quiere decir todo esto? Que tú tienes el poder de hacer que tu marca o negocio sobresalga de tu competencia y se posicione de una manera natural en la mente de tus consumidores y posibles clientes. ¿Y quién no querría eso? Clientes felices = clientes frecuentes. 

Es por eso que me encanta mi trabajo, porque no solo cambiamos o creamos espacios, sino que reforzamos tu imagen, la trasladamos a nivel visual y sensorial para provocar emociones positivas que se relacionen con tu marca. ¿Recuerdas que dijimos que somos entes emocionales? Pues sí, si tus espacios están bien diseñados, desencadenaremos emociones en tus visitantes y estas emociones los harán querer acercarse a ti y adquirir tus productos o servicios.

Como puedes ver, el diseño de interiores no es solo para casas, terrazas o departamentos. El diseño y la armonía se puede aplicar a cualquier espacio, y lo ideal es que todos tus puntos de contacto (es decir, todos tus espacios) cuenten la misma historia y reflejen los mismos valores y emociones.

Si crees que necesitas generar esa conexión con tus clientes actuales y clientes potenciales, ya diste un gran paso. Reconocerlo siempre es el primer movimiento hacia el cambio y yo estoy lista para llevarte de la mano a través de este maravilloso mundo que es el diseño de interiores y ayudarte a conectarte con las personas a través de tus instalaciones. 

Por: L.D.I. Yohaana Aguirre

Yohaana Interior Art & Design     

YohaanaArtdesign

@yohaana.artdesign

Leave a comment