Todos sabemos que tomar agua es importante, nos ayuda a mantener nuestro cuerpo funcionando en óptimas condiciones después de cualquier actividad que implique esfuerzo físico. Además, es un aliado al momento de eliminar toxinas y ayuda a nuestra digestión. Sin embargo, por alguna extraña razón que aún desconocemos, hay personas que no les agrada tomar agua simple.
Es por eso que nos dimos a la tarea de encontrar maneras fáciles y sencillas para darle un toque de sabor al agua simple, manteniendo todo natural y sin hacer un mayor esfuerzo que tener un cuchillo a la mano.

 

Agua de pepino, jengibre, menta y limón
Para preparar esta receta, sólo necesitas cortar en rodajas gruesas el pepino y el limón y ponerlas dentro del recipiente de tu elección. Agregar jengibre rallado y las hojas menta y esperar a que todos los sabores se mezclen para disfrutarlo con un poco de hielo.

 

Agua de fresas y moras
Esta es una de las más fáciles de preparar. Sólo necesitas lavar muy bien las fresas y las moras y colocarlas dentro de tu botella y esperar 30 minutos para que puedas saborearlo. Nuestro consejo es que lo dejes en el refrigerador por 24 horas para que el sabor sea más intenso.

 

Agua de piña y mango
En esta receta necesitas lavar muy bien la fruta y pelarla con mucho cuidado. Después, la debes cortar en trozos medianos, colocar en el recipiente de tu elección y verter suficiente agua. Ahora sólo debes meterlo al refrigerador y esperar a que esté lista para tomarla.

 

Agua de naranja y limón
Esta es nuestra favorita, ya que su sabor a cítricos es muy refrescante. En esta ocasión no necesitas pelar la fruta, ya que la cortaremos con todo y cáscara. Sólo necesitas lavarla muy bien y cortarla en rodajas gruesas para poner dentro de tu botella o recipiente.

Si quieres agregar más sabor a estas aguas, puedes agregar semillas de chía, fruta congelada o crear más combinaciones con todo lo que tienes en casa; ¡se pueden hacer aguas de verduras también!

Leave a comment