El estrés, en condiciones normales, es un proceso natural. Sin embargo, dadas las circunstancias este se ha agudizado y se han presentado episodios de ansiedad a la hora de poner un pie en la calle. Estos días seguro que has escuchado hablar de “el síndrome de la cabaña”, que no es una patología como tal, si no, que nos referimos al fenómeno que se produce cuando gente que ha estado confinada tantos días en su casa, tiene miedo de salir a la calle, y quiere quedarse en casa, que es donde se siente más segura. Se sufre ansiedad, miedo y estrés al salir de casa, ¿cómo gestionar el estrés al salir de casa?
Para afrontar una situación, que después de varias semanas nos resulta extraña, es necesario aprender a gestionar las emociones, mejorar nuestra resiliencia, y de esta forma evitar el estrés y la ansiedad por volver a salir de casa.

 

¿Qué se puede hacer para controlar todos los sentimientos?
Tener miedo, ansiedad o estrés es absolutamente normal e incluso algunos expertos apuntan a que es saludable. A quien no le dé respeto salir a la calle, tendrá menor capacidad de valorar los peligros y, en consecuencia, más riesgo de contagio.

 

Consejos para gestionar el estrés al salir de casa
Entonces, llegada la hora de salir por la puerta de casa, existen una serie de consejos para superar el temor y todos los sentimientos que te inundan:

Adaptación: hay que adaptarse de nuevo a salir. La mejor forma de hacerlo es de manera progresiva. No es necesario salir el primer día ni el horario completo establecido.

Fijar el propio ritmo: esta es una forma de ir paulatinamente entrando en contacto con nuevos aires.

Marcar metas: no es necesario salir a correr. A veces, comenzar dando paseos te permite ir ampliando los objetivos para volver a la rutina anterior.

Relativizar el riesgo: si se siguen las medidas seguridad, el riesgo de contagio es bajo y esto es algo de lo que hay que ser consciente. Mantener la distancia de seguridad se vuelve clave para dar el primer paso para salir.

Equípate apropiadamente para salir: ropa sencilla que, de regreso en casa, puedas echar a lavar o dejar encerrada en una bolsa hasta la próxima salida; mascarilla, a ser posible FFP2; guantes, si su uso te va a recordar que no debes llevarte las manos a la cara, etc.

Cuidado con el contacto social: toma conciencia de que, si te encuentras con un conocido, no debes correr a abrazarle; y si os paráis a charlar, debéis mantener una distancia de unos dos metros.

Cuando llegues a casa: antes de tocar nada y después de cambiarte de ropa, lávate las manos con agua y jabón.

Limitar la información: la información se ha visto desbordada y el miedo ha sido infundado en la sociedad. Infórmate siempre en fuentes fiables y ten cuidado con los bulos.

Localizar la causa del miedo: localizar la causa de la ansiedad es la clave para avanzar en la superación.

Leave a comment