Probablemente haya adivinado que las personas en el espectro del autismo están luchando con las alteraciones drásticas provocadas por la pandemia de coronavirus, como el cierre de escuelas y programas y rutinas radicalmente alteradas. Por ello, aquí te dejamos algunos consejos para afrontar este confinamiento.

 

Estrategias de afrontamiento.
¿Cómo acomodamos a nuestros seres queridos en el espectro durante una cuarentena de manera que respeten sus necesidades y su estilo de manejo del estrés?

 

Sé paciente.
Si usted necesita tiempo para adaptarse a los límites y las demandas de la cuarentena, sus seres queridos con autismo necesitan aún más tiempo. No espere que adopten de inmediato nuevas rutinas, como el aprendizaje en línea o quedarse encerrados en casa. Haga que sus nuevas rutinas sean tan atractivas, en sus términos, como sea posible. Comprenda que algunos asuntos, como usar una mascarilla o cubrebocas, puede no ser posible por razones sensoriales. Y encuentre una manera, usando el estilo de comunicación que funcione mejor para su hijo, para preguntar: “¿Estás listo?” para cualquier actividad o transición.

 

Proporcionar estructura, incluidos los horarios visuales u otros apoyos.
Sea predecible y confiable. Asegúrese de cumplir con ese cronograma y explique los cambios antes de que sucedan, si es posible.

 

Mantenga una actitud tranquila y empática.
Para que su hijo no admita y amplifique sin darse cuenta las emociones difíciles que pueda estar enfrentando consigo mismo, como suelen hacer las personas en el espectro. Ambos pueden necesitar más espacio de lo habitual. Está bien.
Deje que su hijo se estimule (balanceándose, agitando las manos) siempre que se autorregule y no se lastime. No quiere que nadie juzgue su forma compulsiva de comer o su conducta de darse atracones, así que tal vez trate de entender como su hijo se autorregula a sí mismo.

 

Tenga en cuenta la disposición social de su hijo.
Algunas personas con autismo son introvertidas y se contentan con quedarse en casa, o sienten que su ansiedad disminuye en ausencia de dinámicas sociales impredecibles, pero muchas otras son extrovertidas que extrañan profundamente sus vidas sociales.

 

Asegúrese de que su hijo realice actividad física, especialmente si tiene mucha energía.
Cualquier ejercicio o movimiento es bueno. La actividad física es crucial para la capacidad de autorregulación de muchas personas en el espectro del autismo.

Leave a comment