En un año marcado por la incertidumbre y lo atípico, apostar por los tonos clásicos en la decoración de tu hogar parece la mejor forma de retomar la normalidad y disfrutar de esta temporada, sin más preocupaciones.

Es hora de entrar a un nuevo hogar con colores que te ayuden a aumentar esa sensación de bienestar. No es sencillo, pero es posible, ¡Sigue leyendo y descubre más!

BRAVE GROUND, EL COLOR DEL AÑO

Es uno de los favoritos para ser una de las tendencias en color, su tono cálido, entre marrón y gris, conecta con la naturaleza al instante. Además es un tono que aporta una sensación de equilibrio y potencial; y proporciona una base firme que ayuda a combinar con prácticamente todo. 

UN SUAVE Y DELICADO VERDE OLIVA

Los tonos verdes se llevan esta temporada. El verde oliva, ha sido uno de los colores que más éxito está generando. Un tono suave, delicado y lleno de armonía que se integra muy bien tanto en salones como en habitaciones. 

UN BLANCO QUE NO FALLA

Año tras año, el blanco sigue estando en la cúspide de los colores favoritos para los interiores. Ya sean paredes, textiles, muebles o piezas decorativas, el blanco siempre es todo un acierto. Gracias a este color, se gana amplitud, luz y da juego para crear nuevas combinaciones con otras tonalidades que aporten alegría a la casa.

UN BEIGE QUE DA CONFORT

Los tonos neutros ganan protagonismo en todos los rincones de la casa. El beige se erige como tendencia de color para paredes. Además, estos tonos son ideales si lo que buscas es una zona de relax en casa, como este pequeño rincón de lectura. 

UN AZUL EN TODAS SUS VARIANTES

Todo lo que tenga que ver con la naturaleza gana puntos esta temporada, ya que es un ideal de la cocina. Un tono denominado como Dayflower, lleno de alegría y al mismo tiempo con mucha paz. También nos recuerda un poco a los momentos cerca del mar en verano.

EN AZUL Y BLANCO

¡Decorar en azul nunca pasa de moda! Este verano, el mix blanco y azul volverá a petarlo en decoración de interiores y exteriores. Una de las formas más sencillas de introducir la mezcla en tu salón es elegir los sofás y los sillones en blanco, y añadir el azul en detalles como los cojines, combinando acabados lisos y estampados. Apóyate también en piezas como los jarrones.

 

Leave a comment