¿Sientes que te falta inspiración? ¿Estás pasando por un bache creativo? ¿Crees que has perdido la motivación? Si bien estos términos no son sinónimos están bien relacionados. Aquí te explicamos qué es la inspiración y su relación con la creatividad y la motivación.

¿Qué es la inspiración?
La inspiración es el estímulo que anima la labor creadora. Según el trabajo de los psicólogos Todd M. Trash y Andrew J. Elliot, la inspiración tiene tres componentes: la evocación, la transcendencia y motivación de acercamiento. La inspiración es evocada de forma espontánea, sin intención. Transciende a nuestras preocupaciones ordinarias y limitaciones de la acción humana. Esto implica un momento de claridad y el descubrimiento de nuevas posibilidades.
Este momento de claridad suele ser vívido y puede tomar la forma de una “visión” de algo que no se ha visto antes. Finalmente, la inspiración implica una motivación al acercamiento, en la que la persona pretende transmitir, expresar o actualizar una nueva idea o visión. Según Trash y Elliot, la inspiración implica tanto ser inspirado por algo como actuar en esa inspiración.

Características de las personas inspiradas
Las personas que tienen momentos de inspiración comparten ciertas características:

1. Son más abiertas a nuevas experiencias
Nuevas experiencias, y sus tareas les absorben más. El rasgo de personalidad “Apertura a la experiencia” habitualmente es previo a la inspiración, lo que sugiere que es un rasgo facilitador de la inspiración.

2. No son especialmente meticulosas
Es decir, no tienen puntuaciones más altas en escrupulosidad que las personas menos inspiradas, lo que apoya la visión de que la inspiración es algo que te sucede y no es voluntaria.

3. Son menos competitivas y tienen más motivación interna
Es decir, quieren mejorar en su trabajo sólo por el placer de hacerlo y satisfacción personal, y no por superar a sus competidores u obtener más beneficios. Esto a su vez aumenta su rendimiento profesional.

4. Tienen mayor autoestima
Una persona con confianza en sí misma será más probable que lleve a cabo el objeto de su inspiración.

5. Tienen experiencias positivas
Algunas de las consecuencias de la experiencia inspiradora son: dominio en el trabajo, absorción, creatividad, percepción de competencia, auto-estima y optimismo. Es decir, la inspiración facilita experimentar todo ello.
Algo interesante es que el dominio del trabajo o proyecto es previo a la inspiración, lo que sugiere que no es algo totalmente pasivo, sino que necesita de una mente preparada. Y es que, los momentos “eureka” de los científicos famosos no han sucedido por generación espontánea, sino que llevan mucho trabajo detrás.

¿Cómo es un episodio de inspiración?
Thrash y Elliot también investigaron la inspiración como estado, no como rasgo. Independientemente de quién seas, todos podemos experimentar inspiración y los resultados asociados a este estado particular.
Dichos investigadores preguntaron a un número de personas acerca de sus experiencias inspiradoras. Estas diferían bastante unas de otras: sentirse animado por un entendimiento artístico o científico repentino, el descubrimiento del propio propósito o el impacto de modelos a seguir que le hicieron darse cuenta de que el éxito es posible.
Comparadas con experiencias de la vida cotidiana, la inspiración implica altos niveles de emociones positivas, la implicación en tareas y niveles bajos de emociones negativas. La inspiración, además, estaba fuertemente relacionada con un aumento en la espiritualidad y el significado.

Diferencia entre inspiración y motivación
La motivación es lo que nos impulsa a la acción, nos sirve para cubrir necesidades y puede venir desde fuera o desde dentro (motivación intrínseca o extrínseca).
La inspiración consiste en la unión repentina de ideas creativas. Tras esto puedes estar o no motivado para llevarlo a cabo. Habitualmente la motivación sucede a la inspiración, pero son procesos separados.

¿Por qué la inspiración es tan importante para la fomentar la creatividad?
La inspiración es impulsora de la creatividad. Las personas inspiradas se ven a sí mismas como más creativas, lo que resulta en un incremento de su productividad.

Curiosamente, la inspiración y el esfuerzo predicen diferentes aspectos de una actividad. Por ejemplo, en el estudio de estos psicólogos, individuos que mostraban más esfuerzo en la escritura pasaban más tiempo parando, eliminando palabras y escribían más frases por párrafo, resultando en un mayor mérito técnico y uso de poemas con rima, pero su trabajo no se consideraba más creativo. Dicho de otra forma, el esfuerzo extremo disminuye, en cierto modo, la creatividad.

 

 

Leave a comment