En la vida existen muy pocas certezas, y en este 2020 parece que la incertidumbre ha llegado para quedarse. ¿Qué pasará con el verano?, ¿nos iremos de vacaciones?, ¿pisaremos la playa? Todo apunta a que sí, pero de una forma bastante distinta a la que estábamos acostumbrados. Sin embargo, hay algo que no cambiará: nuestros hogares.
En días de calor asfixiante, donde te invade la angustia en verano que provoca el calor, se puede poner freno a esta sensación siguiendo tan sólo una serie de consejos. Toma nota de estos trucos que, además de ser muy sencillos, te permitirán ahorrar en tus facturas a final de mes.

1. Persianas abajo

El truco número 1 por excelencia no falla. Durante las horas de más calor, es imprescindible cerrar las ventanas para evitar que entre el aire caliente y bajar las persianas para que no se caliente el aire de la habitación.
Lo ideal es oscurecer la casa de la forma más sencilla: bajar persianas, cerrar cortinas y desplegar toldos si los hay. Con este simple gesto la sensación de frescor aumenta, ya que conseguirás que la temperatura interior disminuya.

 

2. Ventila al amanecer y al anochecer

Durante todo el día las ventanas deberán permanecer cerradas o mínimamente abiertas, pero cuando caiga el Sol y al amanecer, serán los mejores momentos para abrir las puertas y ventanas de tu casa de par en par.
Si creas corrientes de aire conseguirás tener la casa fresca, aunque sea por poco tiempo. Quizás el suficiente para que puedas conciliar el sueño en una noche tropical.

 

3. Utiliza el extractor

Enciende la campana en la cocina mientras estés cocinando y el extractor en el baño mientras te estés duchando. Así conseguirás que salga el aire caliente.
Además, aprovecha el jardín para hacer una barbacoa y evitar encender el horno en casa. Y todavía mejor sería que no cocinaras, opta por platos frescos o ensaladas de verano.

 

4. Cambia las bombillas

Las bombillas incandescentes gastan un 90% de su energía en el calor que emiten, así que deshacerte de ellas y cambiarlas por luz LED o de bajo consumo será un buen truco para disminuir las fuentes de calor en casa y además ahorrar.

 

5. Viste tu casa de verano

Si tú también cambias tu armario al llegar el verano, ¿por qué no hacerlo con el hogar? Fuera alfombras, cambia las sábanas por unas de algodón y evita el terciopelo. Utiliza colores claros o con print florales, que dan más ligereza e influyen en la sensación de calor.

 

6. Electrodomésticos por la noche

Evita poner el lavavajillas y la lavadora durante el día ya que desprenden mucho calor. Todos los electrodomésticos, hasta el televisor, son fuentes de calor que debemos evitar en la medida de lo posible y desconectar cuando no se estén utilizando.

 

7. Coloca láminas solares en los cristales

Son una solución efectiva que refleja la luz y el calor que entra por las ventanas, con la ventaja de que no necesitas quitar el cristal. Reducirán el calor en un 82% y podrás estar más fresco en casa ahorrando en la factura de la luz.

 

8. Plantas trepadoras en la fachada

Las enredaderas son ideales sobre la fachada de tu casa para que actúen de barrera natural frente al calor. Conseguirás unas habitaciones más frescas y además un ambiente mucho más alegre.

 

9. Regar para refrescar

Si tienes un patio, balcón, terraza, jardín o porche, riega el suelo al anochecer para refrescarlo. En el suelo se acumula el calor y así lo aliviarás un poco.
Con el suelo de dentro de casa el truco es fregarlo con agua fría, dejándolo algo más empapado de lo normal.

Leave a comment