Cada escolar es único y debe tener la oportunidad de identificar sus fortalezas y configurar su ‘yo personal’ y característico, siendo la labor orientadora un elemento que acompaña, ofrece caminos y da pistas y consejos en esa búsqueda de su proyecto vital, asesorándoles para que tomen las decisiones que serán vinculantes en su vida profesional y para que puedan construir su ‘yo adulto’. Debemos ayudarlos a crecer emocionalmente sanos, viviendo y actuando desde su propia experiencia, acompañándolos y aconsejándolos para resolver sus conflictos y para afrontar las dificultades que se encontrarán en su camino.
Te dejamos algunos consejos para orientar a tus hijos durante su etapa escolar:
1. Acompáñalo en la vivencia de sus aprendizajes vitales y valores
Pasa tiempo con tu hijo, demuestra interés por lo que sucede en su vida y en la escuela e interacciona con docentes, y otras familias. Habla con ellos abiertamente sobre sus inquietudes y sobre posibles problemas con los compañeros y en el trato con los amigos.
2. Comparte proyectos comunes. No hables de ‘tú’ o ‘yo’, mejor de ‘nosotros’ o ‘contigo’
Implícate y muestra curiosidad en la medida de lo posible por algunas de sus actividades lúdicas y aficiones.
3. Deja que se equivoque
No veas la equivocación como un fracaso. Esta les ayuda a volver a empezar, a aprender de los errores y a ser responsable de sus decisiones. Les dará confianza y fomentará su independencia y autoestima. Como dice la pedagoga Maite Vallet, “El ser humano empieza a responsabilizarse, o a no hacerlo, desde la primera etapa de su vida”.
4. Ayúdale a que se conozca
Acepta sus limitaciones y ayúdale a mejorar y crecer. No impongas siempre tus criterios, sé flexible dale la oportunidad de tomar sus propias decisiones. Apórtale otros puntos de vista con argumentos suficientes para que él elija su camino con mayor conocimiento.
5. Respeta su intimidad
Ten en cuenta que según van haciéndose mayores necesitan su espacio propio.
6. Enséñale a ser responsable
A raíz de las consecuencias de sus decisiones aprenderán a ser independientes y autónomos, ya que, poco a poco, irán adquiriendo las habilidades necesarias para determinar todos los aspectos de la vida: alimentación, higiene, salud, aspecto físico o interacciones sociales.
7. No centres tus expectativas en su rendimiento, ni su futuro en tus sueños
Son igual de importantes sus relaciones con los amigos, sus inquietudes deportivas y sus aficiones.
8. Acéptalo tal y como es
Con sus características propias y sus limitaciones, ayudando al niño a mejorar, crecer y ser autónomo.
Orientar desde la escuela y desde casa es fundamental para que ellos encuentren su lugar en el mundo, y ese camino se construye con dos binomios relacionados entre sí, ‘libertad y límites’ que les permitan sentirse en un entorno seguro; y ‘amor y respeto’ para hacer, convivir y ser.

Leave a comment