Si bien insisten y persisten en todos los meses del año, es la estación de la primavera cuando se potencia la llegada de las alergias, que pueden aparecer por una comida, polvo, químicos o tabaco, entre otros causantes. Aunque es bueno saber que existen diversos métodos para tratarlas y hacerlas más llevaderas.

Lo cierto es que, ante la presencia de un agente extraño, el organismo genera anticuerpos que producen histamina, la que provoca los síntomas presentes en las alergias. Estas reacciones pueden quedar limitadas a una pequeña área del cuerpo o bien lo pueden afectar en su totalidad, ya que las alergias se pueden manifestar de distintas maneras, y tanto los síntomas como su intensidad varían según cada persona.

 

¿Cuándo aparecen?

Debemos destacar que las alergias estacionales generalmente se presentan en primavera, pero también en verano u otoño, y las reacciones más frecuentes se producen como consecuencia del contacto con polvo, pólenes, ácaros, moho, plantas, picaduras de insectos y el consumo de ciertos alimentos y medicamentos, y que estas alergias pueden causar: congestión, picazón en la piel, goteo nasal, estornudos, dolor de garganta u oídos y, algunas veces, picazón en los ojos y ojos llorosos.

Ante este tipo de signos hay que acudir al médico para que ordene los exámenes correspondientes y determine el alérgeno al cual reacciona cada cuerpo, ya que todos somos diferentes. Una vez establecido el alérgeno, lo importante es tratar de evitar la exposición y tomar algún antihistamínico para mejorar y aliviar las molestias, aunque en algunos casos puede requerirse inmunoterapia.

Debemos tener en claro que las reacciones alérgicas pueden manifestarse de distintas maneras, pero las más comunes son la conjuntivitis, la rinitis y la urticaria o dermatitis. Para clasificar a cada una, los profesionales sostienen que la conjuntivitis alérgica se produce cuando la capa transparente de tejido que recubre los párpados se inflama debido al contacto con alguna sustancia alergénica. Algunos de sus síntomas son picazón, ojos enrojecidos, secreciones acuosas o mucosas en la zona afectada, además de una marcada sensación de molestia.

En tanto, la rinitis alérgica se produce cuando se inflama la mucosa nasal, y puede ser estacional o perdurar en el tiempo. Los síntomas se manifiestan poco después de entrar en contacto con ciertas sustancias como, por ejemplo, polen, polvo o moho y van desde picazón en la nariz, la boca o en cualquier área, ojos llorosos y estornudos hasta goteo, dolor de cabeza, congestión y obstrucción nasal.

Finalmente, la urticaria o dermatitis afecta a la piel, se trata de ronchas rojizas, elevadas y a menudo pruriginosas que aparecen en la superficie de la piel, como reacción alérgica a ciertos alimentos y medicamentos o por el contacto con sustancias alergénicas, la exposición extrema al frío o al sol, entre otras causas.

Distintos tratamientos

Un tema a destacar es que existen diversos tratamientos, como, por ejemplo, en el caso de la rinitis resultan efectivos los alimentos que contienen Vitamina C, que es un gran antihistamínico natural. Por eso mismo los jugos de naranja, pomelo o mandarina son clave, aunque también se pueden beber licuado de espinaca o jugo de zanahoria, ya que ambas contienen vitamina E y frenan las reacciones alérgicas.

Otros tratamientos disponibles son los corticoides nasales en aerosol, que son efectivos para la rinitis alérgica, siempre bajo prescripción médica, dadas las contraindicaciones de la droga utilizada. Los antihistamínicos funcionan bien para tratar síntomas generales que no suceden muy a menudo o no duran mucho tiempo. Las vacunas contra las alergias y la inmunoterapia se recomiendan si el afectado no puede evitar el alérgeno o si los síntomas son difíciles de controlar. Por eso la supervisión del profesional siempre es clave.

 

La vista, también puede sufrir alergias

Entre las alergias más molestas para una persona están las que afectan a la vista, ya que no les permiten a quienes las padecen tener una normalidad por sus complicaciones. Estas se llaman conjuntivitis alérgicas y suelen ocurrir cuando los ojos reaccionan a algo que los irrita.

Sucede que los ojos producen la sustancia histamina, que combate alérgenos, y en la vista se produce comezón, lagrimeo y ardor cuando aparece la alergia. Si bien existen tratamientos, lo primero que hay que hacer es acercarse a un especialista para ver cuál es el más conveniente para el paciente.

También hay recomendaciones para proteger a la vista; entre ellas se destacan limitar el contacto con sustancia que causa el problema, mantener ventanas cerradas cuando se encuentre en interiores; usar gafas de sol o anteojos, que reducen la chance de que el polen entre en el ojo; si las mascotas son una fuente de alergias para una persona, hay que tratar de mantenerlas afuera de la casa en cuanto sea posible y mantenerse atento al clima, ya que los recuentos de polen tienden a ser bajos durante y después de lluvias, porque se elimina por lavado.

Leave a comment