Los estragos en la salud por la cuarentena son algo que a todos nos ha alcanzado pero, ¿sabías que pueden tener efectos significativos y a largo plazo para los más pequeños del hogar?

Según un estudio realizado por la Universidad de Buffalo en Nueva York, los niños son propensos a subir de peso durante las vacaciones escolares. El consumo de comida chatarra, la poca actividad física y el uso constante de videojuegos, celulares o de la televisión son algunos de los factores que coadyuvan esto suceda. Además, el peso ganado cada periodo vacacional se va acumulando cada año, ya que es difícil que un menor pueda bajar las calorías que acumuló cuando regresa a clases.

Y para reforzar esta declaración, está la investigación publicada por la revista OBESITY. En ella se habla de un estudio que fue realizado en Verona, Italia después de tres semanas de haber concluido el cierre nacional obligatorio por el Covid-19 donde se compararon los comportamientos de los menores de edad durante esa época y durante el 2019. Los resultados fueron contundentes. Los niños comían una comida adicional al día aumentando drásticamente el consumo de carnes rojas y azúcares, dormían media hora extra, pasaban por lo menos 5 horas más frente a las pantallas y disminuyeron en más de dos horas la actividad física.

México, un caso alarmante

Según el Sector Salud de nuestro país, tres de cada 10 niños mexicanos sufren sobrepeso. En general, las cifras por sobrepeso u obesidad en la población están a la alza desde hace años y, a diferencia de la pandemia que actualmente atravesamos, la obesidad infantil es un enemigo silencioso que se esparce significativamente desde hace décadas y que, una vez que se presenta durante esta edad temprana, sus consecuencias durante la vida adulta suelen ser complicadas, tortuosas y, regularmente, crónicas.

Según el Instituto Nacional de Seguridad y Servicios Sociales (ISSSTE), los infantes necesitan del ejemplo de sus padres para prevenir a obesidad durante a cuarentena por Covid-19. Por esto, es importante que cualquier hábito saludable que esperemos que sigan los menores, también los implementemos los más grandes.

 

Tips para prevenir la obesidad y sobrepeso infantil

Nuevas formas de comer: Una nueva rutina exige nuevos comportamientos por parte de todos. Ahora, más que nunca, es importante que aumentes el consumo de frutas y verduras durante las comidas de tus hijos y, aunque lo recomendable por expertos en salud son 5 raciones diarias, tal vez puedas experimentar con nuevas recetas que puedan añadir dosis extra de estos nutritivos alimentos.

Por otro lado, aprovechando que pasarán más tiempo juntos en casa, puedes intentar integrarlo en la dinámica de la preparación de alimentos. Enseñarles a los menores desde temprana edad a tener una relación amigable y saludable con sus comidas puede ser clave para que más adelante aprendan a comer bien.

Tener un cuidado especial de la salud emocional: Aunque esto es algo que debemos cuidar siempre a lo largo de su vida, la crisis sanitaria es un momento clave para vigilar estos aspectos. La incertidumbre y el estrés es algo de lo que los menores no están exentos y que puede tener repercusiones importantes en su forma de comer.

Fijar horarios concretos para las comidas del día: Es común que al estar encerrados en casa, los más chicos empiecen a generar un estado de ansiedad y que sea precisamente esa emoción la que los haga comer aún cuando no tienen hambre.

Es importante que tengas presente que 5 comidas al día (3 fuertes y 2 colaciones), son importantes para mantener un peso saludable, pero que también ponerles horarios concretos facilitará las comidas innecesarias o excesivas.

Cuidar las horas de sueño: Varios estudios han indicado que dormir más de las indispensables 8 horas diarias puede ser un factor de riesgo para subir de peso. Implementen horarios par que los más chicos de casa puedan descansar lo suficiente y al mismo tiempo empezar desde temprano un día lleno de actividades y energía.

Lo indispensable, la actividad física: Y lo más importante, no olvides que mantenerte firme en que los menores hagan por lo menos 30 minutos de ejercicio diariamente puede ser la clave para mantener a tu hijo en forma. Aunque actualmente salir a los parques o andar en bicicleta son opciones poco realistas, juntos pueden descubrir actividades en casa que les permita ejercitarse y al mismo tiempo afianzar su relación con momentos llenos de alegría y risas.

 

*Con información de Gastrolabweb*

Leave a comment