Una nueva historia empieza con el 2021; ¿Qué es lo que pretendemos escribir en ella? En esta oportunidad para un nuevo libro de vida que se nos presenta es probable que aún no tengamos tema, pero nunca es tarde para iniciar cualquier plan o proyecto.
Una característica común es que se inicia el mes de enero con una interesante lista de propósitos, al cabo de las semanas esa lista ya no tiene el mismo énfasis de los primeros días y aunque pocos revisan tal escrito cada fin de año, es conocido que la generalidad no cumple los objetivos y se va perdiendo el entusiasmo ganando la costumbre y la rutina.

Hoy en día quisiera imaginar que romperemos ese patrón, pues después de un 2020 algún cambio radical marcará nuestras nuevas intenciones. Deseo que en la mayoría la transformación para los tiempos venideros sea profunda, las reflexiones sean más humanistas y menos egoístas, hemos visto la fragilidad de la vida más cerca que nunca y como todo acontecimiento inesperado y trágico quedan también cosas positivas. No todo es obscuro o negro, cada tiempo trae su propia luz, necesitamos ver esa parte para generar mucho ánimo para el próximo ciclo.

Han existido generaciones que renacen de guerras inimaginables a quienes no las vivimos y aunque este 2021 no es un reto cualquiera quien nunca se rinde pronto estará sembrando para nuevas cosechas. Es importante conocer la historia de la humanidad para ver el futuro con buenos ojos, sin sombras, prejuicios y malos augurios, para saber que se sale adelante con fe y esperanza mientras hay vida y salud.

Necesitamos sembrar nuevas ilusiones parados en la realidad, siendo objetivos, trabajar con empuje y empeño para un mundo mejor en todas las escalas: vida personal, vida familiar, con la sociedad en nuestro territorio cercano y en lo nacional si está en nuestras manos. Algunas características del nuevo siglo como individualismo, egoísmo, consumismo y competitividad, nos han corroído el espíritu, han automatizado y bajado los niveles humanistas y muchos pusieron en su escala de valores el poder, el dinero y el éxito social como premisa.

Tiempos para modularnos son los presentes, para bajarle varias rayitas al ego, para considerar el valor más alto como bandera preponderante en todo: el amor. Que sea el amor el que nos mueva, al final del camino a quien ha vivido alejado del amor le es difícil alcanzar la plenitud de vida. En la sencillez, la generosidad, la clara expresión, los buenos sentimientos, el cuidado detallado de los valores, el buen trato, son parte de una vida enriquecida, si hay dinero que fortuna, si no lo hay que no nos arrebate nuestra paz interior, hay mil y un manera de llegar a las metas trazadas, si creemos en nosotros mismos el camino se abre, si confiamos se nos da, si nos preparamos, la oportunidad aparece. ¡¡Hagamos en esta nueva etapa lo mejor todavía mejor!!

Namaste.

 

 

Por: Paty Maytorena
Yoga Terapia
patymaytorena@hotmail.com
Cel. (667) 751-2884

Leave a comment