¿Que  es la gratitud? La mayoría pensamos que es algo como agradecer por lo que tenemos, lo relacionamos con las cosas materiales, por nuestros logros o por las lindas relaciones existentes. Verlo desde ese enfoque es limitar la magnificencia de este maravilloso concepto.

Detengámonos a pensar que es vivir sin gratitud: dar las cosas por sentado y asumir que nos merecemos todo, lo que vamos  crear son emociones y sentimientos tan tóxicos como la frustración, la soberbia, el enojo, el miedo y la posibilidad de vivir al filo de la depresión.

La gratitud tiene un impacto mayor en nuestra vida del que podemos concebir, no solo es agradecer por quienes tenemos en nuestra vida o lo que vemos como suerte, premio o coincidencia. La gratitud va más allá, es un profundo sentimiento hacia la vida y por la vida por lo que se tiene y por lo que no llega aunque sean nuestros deseos, a pesar del esfuerzo y el empeño que pongamos en nuestros proyectos de vida, de trabajo y/o personales.

Como creyente es para mí primero la voluntad de Dios y después la mía, una frase muy familiar para nosotros los católicos es: Uno propone y Dios dispone. Sin embargo con que paciencia, tranquilidad o calma lo tomamos cuando la situación es adversa a nuestros sueños, inquietudes y planes? ¿Cómo reaccionamos cuando tal viaje o tal compromiso no salen como esperábamos?

Es en esos momentos cuando el ser realmente agradecido aflora pues se trata de encontrarle sentido a lo que pasa, de percibir las cosas con serenidad, sin exacerbamientos cuando la situación es poco placentera o incluso negativa e ingobernable. Hay descargas de adrenalina y de cortisol tan intensas cuando subimos de tono las emociones negativas al no ser objetivos ni razonables que terminamos haciendo daño a nuestro organismo y por ende a nuestra salud.

El ser agradecido mejora las amistades, la salud, las relaciones, mejora el respeto y el amor propio, nos permite ser personas más relajadas, disminuye las envidias por los éxitos de los demás, fortalece los estados de ánimo y mucho más. Científicamente se ha comprobado que ante las enfermedades crónicas, las experiencias traumáticas y las pérdidas irreparables las personas con altos niveles de gratitud salen con menos dificultad adelante que quienes se dejan invadir por la desesperación.

La gratitud es un sentimiento de libre albedrío, se puede compartir mas no imponer; quien es agradecido vive en conexión con el entorno y con quienes lo rodean creando una sensación constante de compañía. El ser agradecido te hace cálido, honesto, amable, autentico y es importante recalcar que aún en el dolor y el sufrimiento se pueden encontrar razones para agradecer pues existen la Fe, la esperanza y el valor para salir adelante, agradecer es una gran motivación para renacer, para encontrarle sentido a nuestros días.

La gratitud se fundamenta en la actitud positiva y los valores, en el propio desarrollo personal y las ganas de ser feliz, no en los objetos ni metas materiales, es un ARTE que se cultiva por decisión propia cada día y se ha comprobado que es una realidad para quien se lo propone.

Namaste.

Por: Paty Maytorena

Yoga Terapia

patymaytorena@hotmail.com

Cel. (667) 751-2884

Leave a comment