¿Sientes amenazada tu relación cuando una persona desconocida sonríe a tu pareja? ¿Sientes celos cuando tu pareja te habla de relaciones pasadas? Puede que seas una persona celosa, y eso, lejos de demostrar amor, está perjudicando tu relación.

A veces las personas piensan que los celos son una prueba de amor, sin embargo, no es cierto. Son una muestra de inseguridad y desconfianza hacia la otra persona. Los celos no son más que el temor de perder a la pareja o ser rechazado por ella debido a un tercero (una persona, una situación…). En pequeña cantidad y bien manejados, los celos no suponen más problema. El problema viene cuando se convierten en algo enfermizo, obsesivo, perjudicando a ambos, es decir, no son un problema cuando no intentas controlar a la otra persona, no la sometes a interrogatorios y no generan discusiones.

 

Primero es importante identificar cuándo los celos han dejado de ser normales:

• ¿Tu pareja controla todo lo que haces?
• ¿Estás empezando a dejar de hacer las cosas que hacías anteriormente por complacer a tu pareja?
• ¿Tu pareja invade tu intimidad, revisa tu agenda, diario, celular, correo, cuentas?
• ¿Hace un drama cada vez que sales con tus amigos?
• ¿Te llama constantemente cada vez que estás fuera de casa para saber qué haces?
• ¿Intenta controlar tu vestimenta?
• ¿Sus temores son infundados y se basan en su propia imaginación?

 

Además, puede argumentar su conducta con frases como:

• Tú me provocas.
• Podríamos arreglar las cosas si tú actuaras de una manera diferente.
• Se me va a pasar, dame un poco de tiempo.
• Lo que sucede es que te quiero demasiado.
• Eres demasiado guapo/a.
• Confío en ti, pero no confío en los demás.
• Si me quisieras como yo te quiero, no le darías tanta importancia a mis celos, porque los entenderías.
• No estoy celoso/a, me molesta la forma en que otras personas te tratan.
• Eres muy inocente y no te das cuenta de lo que tu conducta provoca.

Si te sientes identificado/a con estas afirmaciones, lo más probable es que estés ante una persona celosa o controladora. Sea como fuere, son conductas inadmisibles en cualquier relación. Pero se pueden solucionar. Anima a tu pareja a solucionar los conflictos juntos. No le ataques ni le acuses de celoso porque se pondrá a la defensiva. Simplemente observa los conflictos que hay en la relación y que hay que eliminarlos. Puedes sugerir ir a un psicólogo de parejas.

 

Consejos para superar los celos de pareja

1. Mejora tu autoestima
Los celos son a menudo signo de inseguridad y baja autoestima. Sientes que cualquiera puede amenazar tu relación porque piensas, de forma consciente o inconsciente, que no eres suficiente para tu pareja. La baja autoestima se encuentra muy frecuentemente en una gran variedad de trastornos y problemas psicológicos. Por ello, es muy importante cultivar una sana autoestima.

Tip: Para aumentar tu autoestima puedes escribir tus logros, tus cualidades (o pedirle a alguien cercano que lo haga por ti). Cada día puedes escribir tres maneras en las que has sido estupendo. También es importante que dejes de descalificarte, ser más autocompasivo y no te exijas tanto.

 

 

2. Confía en tu pareja
La confianza es algo fundamental en las relaciones de pareja. Cuestionarle todo lo que hace puede ser tan destructivo como una infidelidad.

Tip: Créele cuando te diga lo que hace o lo que siente. Habla con tu pareja de ello. Pregúntate si te ha dado alguna razón para no confiar en él o ella. Si la respuesta es sí, acéptalo y piensa que las personas cometemos errores. Deja el pasado atrás.

 

3. No te compares con los demás
Parece más fácil decirlo que hacerlo, pero es muy importante dejar de compararse con los demás. Además de que va a dañar tu autoestima, también daña tus relaciones.

Tip: Siempre va a haber alguien más guapo, más listo, más exitoso que tú. Pero, igual que tú no eres perfecto, nadie más lo es. Cada uno tiene sus virtudes y defectos. La imagen que los demás muestran siempre va a ser la mejor posible, pero no te fíes porque siempre hay cosas bajo la superficie. Y si tu pareja te ha elegido a ti es por algo. Intenta descubrir qué es lo que más le gusta de ti, por qué se enamoró. Utilízalo a tu favor, potencia tus mejores atributos.

 

4. Habla con tu pareja acerca de tus celos
La comunicación es esencial en cualquier relación, sobre todo en las relaciones de pareja.

Tip: Habla con tu pareja acerca de tus sentimientos. Pero no le culpes ni le ataques. Cuéntale lo que te preocupa. Para ello, piensa bien primero lo que le vas a decir y cómo. Puedes intentar relajarte primero con respiraciones profundas. La meditación puede ser un buen aliado.

 

5. Prepárate para perderle
La incertidumbre es parte de todas las relaciones. No podemos controlar los sentimientos de los demás. No podemos obligar a nadie a que nos quiera.
Tip: Es importante aceptar esa incertidumbre. Los celos son una muestra de miedo a perder a la pareja. Imagina cómo sería perder a la otra persona. Escribe cómo te gustaría reaccionar y cómo reconstruirías tu vida si se acaba la relación.

 

6. Practica meditación para controlar tus sentimientos
Es importante que identifiques tus sensaciones y emociones relacionadas con los celos. Ser consciente de ellas te ayudará a tomar distancia y verlas de forma más objetiva.

Tip: La meditación nos puede ayudar a aumentar la consciencia hacia nuestras emociones y a verlas con más distancia. También nos ayudará a reducir nuestra ansiedad y preocupación por las posibles amenazas a vuestra relación.

 

7. Examina tus creencias acerca de las relaciones
A veces los celos se deben a creencias irracionales y falsas acerca de las relaciones. Estas creencias pueden ser que nuestra pareja nos pertenece, que tiene que tener sólo ojos para nosotros, que tiene que pasar todo el tiempo junto a nosotros, que las relaciones pasadas son una amenaza para la relación presente, que puedes controlar sus emociones, etc.

Tip: Examina tus creencias acerca de la relación. Identifica qué pensamientos y afirmaciones te hacen sentir mal, se caracterizan por los “debería”, las que contienen “siempre” o “nunca”, las que son catastróficas… Analiza la racionalidad y la lógica de esas afirmaciones, si te sirven para algo o sólo te hacen sentir mal, y busca pensamientos alternativos que no sean tan dañinos.

 

8. No entres en juegos
Jugar a ponerle celosa a tu pareja es un acto que te rebaja y no te ayuda a sentirte mejor a largo plazo.

Tip: Abandona este tipo de juegos porque no te benefician en nada. Además, si coqueteas con quien se te pone por delante para poner celosa a tu pareja, esta tendrá un arma contra ti: “No sé por qué te pones tan celoso/a si tú haces lo mismo”.

 

9. Diferencia tu imaginación de la realidad
El hecho de pensar que hay una amenaza, no significa que realmente haya una. Muchas veces no podemos evitar los primeros pensamientos que nos vienen a la cabeza, explicando una determinada situación. A nuestro cerebro le encanta dar explicaciones a todo lo que ocurre. Sin embargo, muchos de estos pensamientos son irracionales.

Tip: Intenta diferenciar tu imaginación de la realidad. Analiza las explicaciones que tu cerebro le da a las cosas. Por ejemplo, imagina que tu pareja te ha dicho que va a llegar tarde a casa porque ha tenido un problema en el trabajo. Como hemos dicho anteriormente, lo primero es creerle, pero si te surgen pensamientos como: “Seguro que se ha ido con sus amigos”, “este se ha ido con alguna/alguno”, reflexiona acerca de la probabilidad de que eso pase. ¿Hay alguna otra explicación más probable a la situación? Date cuenta de que tus pensamientos no tienen por qué responder a la realidad. A nuestra mente le encanta imaginar los peores escenarios posibles, deja de tenerla en cuenta.

 

10. Dale espacio
Una de las formas de ayudarte a no temer tanto una ruptura es no construir tu relación en torno a esa persona. A veces por inseguridad nos encerramos en la relación y no dejamos espacio para nada más. Otras veces lo hacemos, no por inseguridad, sino por la creencia de pertenencia de la otra persona. Y lo cierto es que para que las relaciones de pareja sean sanas, cada miembro debe tener su propio espacio. Si le das a tu pareja y a ti mismo el espacio que necesitan y merecen, se fortalecerá la confianza, tu autoestima y poco a poco los celos irán disminuyendo.

Tip: Es importante dedicarle tiempo a la pareja, pero hay que encontrar un equilibrio entre el tiempo común y el individual. Hay que darse tiempo para que cada uno desarrolle las actividades que les gustan, sin la pareja. Está muy bien compartir aficiones, pero cada uno tiene que dedicarle tiempo a solas a lo que le gusta. Salir por separado con sus amigos, dediquen tiempo a ustedes mismos.

 

 

Si a pesar de estos consejos, sigue habiendo problemas de celos, lo mejor es que consultes ayuda profesional. Un psicólogo especializado en temas de pareja es lo más adecuado.

Leave a comment