Desde el cambio en las botellas de agua que ahora evolucionan a un embotellamiento más amigable con el entorno, hasta completos procesos productivos que se preocupan por dañar lo menos posible al planeta donde vivimos, los emprendimientos en este sentido se vuelven más necesarios. ¿Te has puesto a pensar cómo puedes poner tu granito de arena? Aquí te ofrecemos algunas ideas de cómo se puede emprender en este campo.
Para empezar, valdría la pena contar con las diez acciones que puedes hacer en la vida cotidiana para ayudar al planeta, de acuerdo con Rinkesh Hukreja, que creó el sitio Conserve Energy Future, cuyo objetivo es educar a otras personas para que se unan al esfuerzo de conservación.

1.- Reducir-reusar-reciclar.
2.- Cuidar el agua y apagar la luz.
3.- Plantar árboles.
4.- Proteger las fuentes de agua locales.
5.- Manejar menos, caminar más.
6.- Comprar productos que sean eficientes en términos energéticos.
7.- Adquirir productos elaborados localmente.
8.- No tirar basura.
9.- Comprar productos reciclados.
10.- Únete a un grupo ambiental que luche contra la contaminación.

 

¿Y en dónde emprender?
Primero debes tener en cuenta que el cuidado del medio ambiente alcanza muchas capas del sector económico-productivo de la sociedad, y eso ofrece importantes nichos de mercado para aquellas empresas que sepan identificar las necesidades y demandas medioambientales que han surgido en los últimos años.

Estudios de impacto ambiental: Se pueden enfocar en temas como prevención de riesgos laborales, control de emisiones, estudios de eficiencia energética o proyectos de cuidado y recuperación de ecosistemas.

Energías renovables: Dos factores juegan a favor de su importante crecimiento: por un lado, la necesidad de producir energía de manera más respetuosa con el medio ambiente y los combustibles fósiles son finitos y cada vez resulta más difícil y costoso acceder a ellos, por lo que el precio de generar energía por estos medios terminará por ser insostenible.

 

Otros emprendimientos que también puedes pensar son:
Artículos reciclados: Una tienda de artículos reciclados puede ser una oportunidad de negocio. Ya sea que busquen un distribuidor especializado en este tipo de productos, o bien, que los realices tú mismo. Es importante que la calidad sea buena y que, además, cumpla con las necesidades de tus clientes.

Recolección de materiales: La gran mayoría de las empresas desechan diariamente productos que pueden ser reciclados. Puedes dedicarte a ofrecer el servicio de recolección de cartón, vidrio, plástico, papel, etcétera, y luego llevarlos a las empresas que se dedican al procesamiento de estos productos para que sean reutilizados.

Venta de productos ecológicos: Cada vez son más personas las que se acercan a las tiendas cuyos productos no tienen ningún proceso químico que pueda alterar su desarrollo natural como pueden ser frutas o verduras. Del mismo modo, el mercado de cosméticos que están elaborados con ingredientes naturales va en aumento. Así que busca distribuidores que cuenten con este tipo de productos que benefician a tu organismo.

Educación ambiental: Si eres especialista en temas ambientales, puedes comenzar a ofrecer el servicio de pláticas en escuelas y negocios para que tengan una idea de la importancia que tiene cuidar el medio ambiente y lo sencillo que es comenzar por el hogar.

Leave a comment