En la actualidad debemos aceptar que los niños están presentando estrés constantemente, esto tiene que ver con la nueva modalidad de familia que vive aprisa y con exceso de actividades diarias para los pequeños de casa. Una gran población de niños en la actualidad está padeciendo de estrés, de la misma forma que los adultos lo sufren, sin embargo, ellos lo demuestran casi a la hora de comer cuando mama está más acelerada o por las tardes cuando ya han acumulado muchas emociones durante varias horas, es por ello que los berrinches cada vez son más fuertes, enérgicos donde los niños pueden llegar a lastimarse o lastimar a otros en el trayecto de esta rabieta por la frustración de no saber cómo expresarlo. Por eso es muy importante procurarles tardes tranquilas, lo que puede conseguirse con un sencillo baño de agua tibia o una buena rutina que les ayude a dormir siempre a la misma hora. Este tipo de acciones son muy importantes para aprender a liberar el estrés y para evitar episodios de berrinches innecesarios, recordemos que los niños son educados desde bebes con horarios, rutinas que son de suma importancia respetarlas lo más posible, ir modificándolas depende de su crecimiento y estas tienen que ser poco a poco. DEBEMOS APRENDER A RECONOCER LA MADUREZ EMOCIONAL DE NUESTROS NIÑOS Y ACEPTARLA SIN PRESIONAR.
Un niño necesita sentir firmeza en la voz de sus padres, porque eso les da seguridad. No se trata de pegar gritos y hacer una competencia de quien grita más, recuerden ustedes son los padres y son los ADULTOS A CARGO. Es importante lograr mantener una sola postura ante la situación, así como un tono de voz firme, SIN GRITOS Y CON UN MENSAJE CLARO. Mira a los ojos a tu hijo/a y procura siempre mantener las conversaciones a su misma altura visual, así mismo recuerda decirle pocas palabras, no sermones que no logra comprender, lejos de disminuir el berrinche aumenta y tu hijo no escucho ni comprendió lo que le tratas de transmitir.
Es importante comprender que mostrar firmeza y tener límites con los hijos, no significa no demostrar cariño, TU HIJO TE LO ESTA PIDIENDO A GRITOS Y EN MUCHAS OCACIONES NO SABES COMO PADRE COMO DESIFRAR LAS ACCIONES Y EL MENSAJE QUE TU HIJO TE ESTA DANDO, NI COMO ACTUAR ANTE ESTA SITUACION QUE TAMBIEN ALTERA AL PADRE O LA MADRE, los niños necesitan sentir que se les quiere a pesar de sus berrinches o pérdidas de nervios, así como sentir que tenemos toda la intención de ayudarles y permitirles ser escuchados, cuando estén más tranquilos para que sean claros al dar su explicación. En este sentido también debe quedar claro que, para conseguirlo, es vital su actitud y su colaboración.
Debes explicar a tu hijo o hija lo que le está ocurriendo poniéndole un nombre a su emoción. Puedes decirle “lo que sientes es frustración por no lograr lo que quieres, o por la situación en la que nos encontramos”. Cuéntale que a ti también te sucede y que eso te molesta, pero que es necesaria la calma. Prueba también a contar las estrategias que tú aplicas para aliviar la frustración, y brinda las herramientas necesarias para que tu niño o niña también se las pueda aplicar.
Las emociones que se reprimen son muy peligrosas, pues pueden generar muchas más posibilidades de actitudes y cargas negativas. Si tú también has perdido los nervios o tienes sensaciones negativas, como la rabia o la angustia, piensa seriamente en si dichas emociones te van a dejar actuar con madurez y seriedad. De lo contrario, es preferible que te alejes de la escena por un rato, te calmes y regreses para ayudar, y no para reprimir o castigar.
Por muy dura que sea la situación no ignores a los niños, porque el mensaje que les estarás transmitiendo es “a mí no me importa por lo que estás pasando, no tengo tiempo para ti, tú no eres mi prioridad”, y esta es una situación muy dura para cualquier hijo, recuerda que ellos están aquí porque tu así lo decidiste, date tiempo para ellos y dales la importancia que realmente merecen, NO SON SOLO UN OBJETO DE DECORACION EN LA VIDA DE LOS PADRES.
Ellos requieren padres con firmeza, tiempo de calidad y amor, los hijos no son solo objetos para competir y ahí sentirte orgulloso de ellos. Los hijos llegan a aceptar muchas actividades tan solo por tener la atención de los padres.
P.D. “EL JUEGO ES UNA REALIDAD CAMBIANTE Y, SOBRE TODO, IMPULSORA DEL DESARROLLO MENTAL DEL NIÑO”(Lev Vygotsky).

Por: Erendira Paz
Psic. Clínica
Cédula: 8156408
Correo:
erendirapaz2017@hotmail.com
Cel. (667) 996-3761
psicologa_erendirapaz

Leave a comment