Moverse en bicicleta es útil para prevenir y tratar la obesidad y los trastornos asociados, tanto en adultos como en niños. Tiene beneficios directos sobre quien lo practica, pero también sobre la sociedad en su conjunto, ya que el uso de la bici reduce el tráfico motorizado. Esto hace que el aire sea de mejor calidad y la contaminación acústica, menor. En suma, hace que la calidad de vida de las ciudades sea mejor y, en los niños y niñas, fomenta su independencia.

Fortalece la espalda
Es muy importante mantener una buena postura manteniendo el dorso ligeramente inclinado hacia delante. Al pedalear se activan los músculos de las vértebras dorsales. Conviene realizar ejercicios de abdominales para ello, cuando pedalees haz encogimientos de piernas.

No resiente las articulaciones
La bicicleta es un ejercicio sin impacto, se produce movimiento sin golpeo, y las rodillas están protegidas. El uso diario de la bicicleta, en suma, activa el cerebro, mejora el rendimiento académico y facilita la educación vial. Beneficia la salud física y psíquica, así como la autonomía y la responsabilidad.

Refuerza el sistema inmunológico
El ejercicio moderado como el pedaleo activa nuestras células antibacterianas que nos protegen de bacterias e incluso de células cancerígenas.

Genera bienestar
El cuerpo segrega hormonas, endorfinas y serotoninas, que nos hacen sentir mejor y más felices por lo que el ejercicio es perfecto para combatir depresiones o trastornos psicológicos. El cerebro se oxigena y funciona con más rapidez y claridad.
Lo ideal es hacer bicicleta tres días por semana durante 45 minutos-1 hora. El ejercicio es más eficaz con cambio de ritmos: Empezar con un pedaleo suave, aumentar el ritmo y mantener uno ligero. Haz intervalos de intensidad fuerte durante 3 minutos cada cuarto de hora. En 1 hora de este deporte se mejora el sistema inmunitario y cardiovascular, y la capacidad respiratoria. Permite controlar el peso y genera bienestar.
Es una buena costumbre intercalar entre las tareas escolares de la tarde un paseo en bici, por cualquier motivo. Esto sirve para despejarse. Es una herramienta para la salud y a la vez es también un juguete divertido y accesible.
Está comprobado que el ejercicio físico cotidiano moderado-vigoroso, como el que ofrece la bicicleta, “da años a la vida y vida a los años”. Por supuesto, siempre con casco.
Además, si usas la bicicleta como medio de transporte en tu ciudad convertirás este ejercicio regular en un arma contra el sedentarismo y la obesidad. Un ejercicio cardiovascular que mejorará tu resistencia física, al mismo tiempo, que cuidarás el medio ambiente ya que es un método de transporte eco que no contamina. Doble beneficio, ¡para ti y para tu entorno!

Leave a comment