Este trastorno alimentario es el lado opuesto de la anorexia, ya que las personas peligrosamente obesas frente al espejo se ven delgadas y sanas, por lo que las las grasas, el fast food y los postres son su pan de cada día.

La obesidad es un fenómeno en aumento, que afecta ya a millones de personas en todo el mundo, es posible que muchos individuos con sobrepeso sean megaréxicos no diagnosticados.

Quienes padecen esta enfermedad no son capaces de percibir su exceso de peso, encuentran su físico agradable, y no sólo no se preocupan por la línea, sino que se atiborran de comida poco saludable, como dulces y grasas. Son obesos malnutridos, que cada vez comen más y peor.

La megarexia afecta tanto a hombres como a mujeres y no existe una causa específica, pero pueden influir factores ambientales y psicológicos.

Tratamiento

Es posible superar este problema de salud con ayuda de asesoría psicológica. Por lo regular, los pacientes reciben terapias en las que se enfrentan con otra persona que sufre obesidad, con el fin de situarlo en la realidad  sea consciente que tiene un problema y se responsabilice de su estado físico.

Este trastorno, como muchos otros, puede prevenirse desde la infancia a través de medidas educativas. Es importante generar un cambio desde casa, es decir, evitar la idea de que “el niño gordito es sano”, debido a que representa el primer paso a la negación.

Leave a comment