Estamos por cerrar este año y recibir el otro, viviendo un cambio de época, con la nostalgia de que ya nada será como antes, que empezaremos un nuevo amanecer con formas diferentes y que la única manera de adaptarnos será fluir cada día con lo que vamos descubriendo de nosotros mismos y del entorno.

Quien se resista tendrá más dificultades, la creatividad y el sentido común serán grandes aliados, después de todo, la vida es solo cambio y el cambio es su constante, irreversible e inevitable característica. Los cambios traen incertidumbre, buenas nuevas y no tan buenas, pero es la magia de la vida misma, hoy en día con una connotación difícil de ignorar como es el nuevo virus de los millones con los que hemos aprendido a vivir a lo largo de la historia de la humanidad.

La vida en si es un reto cotidiano pero el actual ha sido inesperado, gigantesco y mundial, ha cimbrado todos los ámbitos del planeta y cada fibra de todas las personas. Así que plantearnos nuestros proyectos, decisiones y sueños para el 2021 es algo inédito y ¿por qué no? Interesante. Más que enfocarnos en la parte trágica que no por eso la minimizo pues si algo aterra es la muerte rápida e inesperada de personas inocentes y aun quienes no fueron responsables con los protocolos, no se desea para ninguna familia perder salud, dinero y mucho menos seres queridos.

Sin embargo, con el manto gris que hoy nos cubre, con la bruma de la tristeza y el dolor, siempre hay un lado amable, sobre todo el del aprendizaje; no quiero decir que las guerras y la enfermedad son aceptables, sino que de todo podemos aprender cuando tenemos la problemática encima.

¿Qué vamos a sacar de toda esta vivencia? ¿Qué puedo aplicar en mi vida de todo esto que acontece para inicio de una nueva experiencia marcada por el calendario? ¡No es solo un año nuevo, es una nueva era! ¡Un nuevo ciclo! ¡Una nueva vida! Los propósitos han dejado de ser simples pues comparados con nuestra realidad necesitaremos perfilarlos para cuidarnos y cuidar a los demás. Ya no será me inscribo en el gimnasio para adelgazar o ejercitarme, sino que tendremos que saber la responsabilidad que implica cada decisión, cada paso que demos, hasta en la idea más sencilla. Cada plan tendrá que ser elaborado, pensado y cuidadoso.

Más que nunca la conciencia del bien común, ya no es solo yo importo, ahora obligadamente importan los demás, como necesitábamos haber sido desde antes, si no respetamos la naturaleza ésta nos llamará la atención cada vez más abruptamente. ¡¡Ella no nos necesita, somos nosotros los que tendremos que bajarle a los egos implantados desde cuanto tiempo!! Son los resultados del desorden al que corríamos despiadadamente y un virus nos está impidiendo llegar al despeñadero, pues volábamos para allá, la cruda realidad es que se estaba tardando el llamado de atención.

Hoy en día, tomar partidos, lanzar culpas, seguir teorías de conspiración, etc., no nos salvará, ni nos servirán de nada, solo la responsabilidad imprescindible de cada quien hará de esta nueva oportunidad sacar del interior lo mejor. Lo material, el dinero, el poder, cambian en el orden de los valores, ha habido quienes los tuvieron como prioridad, si así siguieran se complicarán la existencia como nunca. Que tengas un muy buen año nuevo, abrazos, bendiciones y gracias por leerme. ¡¡¡Ánimo para el 2021!!!

Namaste.

 

 

Por: Paty Maytorena
Yoga Terapia
patymaytorena@hotmail.com
Cel. (667) 751-2884

Leave a comment