“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.
(John Maynard Keynes)

De acuerdo a la Real Academia Española, una crisis es: “un cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que éstos son apreciados”. Y actualmente, la humanidad estamos pasando por una dificultad global que tiene su origen en el Covid-19 o Enfermedad del Coronavirus, crisis que en la percepción de algunos es primordial el área de la salud; para otros es más significativa la parte económica; hay quienes consideran más la parte social y/o recreación, y en todo esto es importante darnos cuenta ¿con qué actitud estoy enfrentando esta situación?, ¿cómo percibo esta circunstancia en mí o en los míos?
El riesgo existe, pero analicemos si hemos tomado en cuenta la parte emocional: ¿cómo afecta en mí la percepción y la actitud que tengo ante esta realidad?, ¿la enfrento con fobia, miedo al extremo, mucho estrés?, ¿o me siento relajado(a) porque estoy tomando las precauciones necesarias y eso me hace sentirme más seguro(a)?
Tanto el miedo como la depresión ocasionan estrés, y el estrés baja las defensas; la Clínica Las Condes (en Chile) nos explica que con el estrés el cuerpo aumenta la producción de adrenalina, así como de cortisol, esto es porque prepara al cuerpo a reaccionar (ante el estrés, miedo, preocupación), a nivel sanguíneo los glóbulos blancos o leucocitos disminuyen y siendo éstos los que nos defienden de posibles infecciones, existe riesgo de contraer enfermedades.
Aunque es fácil decirlo, puede ser difícil evitar que el miedo o preocupación excesiva te domine, pero recuerda que eres un ser humano, tenemos inteligencia y podemos cambiar nuestros pensamientos; lo que creemos, nos lleva a sentir diferentes emociones; si yo creo o pienso que allá afuera hay un peligro (aunque no sea cierto), mis emociones serán miedo, preocupación, nervios, etc., por el contrario, si alguien me dice que allá afuera hay un riesgo y yo no lo creo, mis emociones serán tranquilidad, serenidad, etc. Mis creencias provocan mis emociones, a la vez esas emociones pueden llevarme a otros pensamientos positivos o negativos, y así se puede convertir en un círculo vicioso que puede ir intensificándose. Por otro lado, puede existir el peligro y tú puedes evitarlo… imagina a un niño de tres años que le dices que si cruza la calle solo puede sufrir un accidente, ese niño crece, se convierte en adulto y le sigue dando miedo atravesar la calle solo. Efectivamente es peligroso cruzar la calle para un niño, pero le vamos enseñando poco a poco a cómo hacerlo con cautela de manera que lo pueda hacer por él mismo en algún momento. Si tienes temor de la situación actual, analiza si es un miedo racional o irracional, si puedes hacer algo para disminuir esa emoción, para que se convierta en sólo precaución, hazlo; si no puedes tú solo, puedes acudir con un psicólogo(a) para que te dé herramientas, así como ejercicios necesarios para ir reduciendo el miedo, tendrás menos estrés y estarás menos expuesto a enfermarte.
Y como mencionaba en la parte inicial, ¿cómo percibes esta circunstancia tú, con qué actitud?, ¿positiva o negativa?, ¿por qué no ver esta situación como una oportunidad para conocer más de ti, explorar nuevos campos, disfrutar más tiempo con tu familia, aprovechar el tiempo en asuntos que en otras ocasiones has dejado de hacer por no tener tiempo? Es verdad que puede uno llegar al enfado, pero no te dejes, cambia tus creencias para que reprogrames tus emociones, ve las cosas de manera optimista, busca cómo sacarle provecho a tu tiempo en esta cuarentena o en este tiempo de aislamiento social.

Algunas sugerencias:
❖Infórmate bien y comunica a los demás; trata de no estar todo el día buscando información del mismo tema; procura leer sobre diversos asuntos y que tu conversación sea variada evitando hablar siempre de lo mismo (Coronavirus).
❖Evita difundir rumores o noticias falsas (“fake news”); comparte algo siempre y cuando estés seguro(a) que viene de una fuente confiable.
❖Sigue las medidas preventivas que las autoridades de salud te recomiendan.
❖Es verdad que a algunas personas les está afectando en el área económica; si es tu caso, gasta sólo en lo indispensable, en las necesidades básicas. Y si eres de los que no ahorra, cuando esta época pase, haz el propósito de empezar a ahorrar, ¿qué te parece al menos el 10% de tus ganancias?
❖Mantente ocupado y aprovecha el tiempo para convivir en familia: si tienes patio, haz actividades al aire libre; diviértete con juegos de mesa; incluye a los niños en actividades hogareñas como limpiar la casa, cocinar, lavar ropa, regar el jardín; lee libros y ve películas; limpia a fondo esas partes de la casa que pasan inadvertidas (orillas de los pisos, canales de ventanales y/o puertas corredizas, lavar muebles); planeen y aprendan un baile juntos en familia; aprovecha para limpiar ese armario con cosas viejas arrumbadas, poner orden y deshacerte de cosas que puedes regalar a otros o desechar; graben un video en familia; estudia un curso en línea (ahorita hay varias instituciones que los ofrecen gratis); experimenta un nuevo platillo, un nuevo postre; puedes tejer y enseñar a tus hijas a ello; inventen juegos nuevos; sé creativo(a).
❖Piensa y ten una actitud positiva ante la situación; reconoce tus sentimientos y emociones; si tienes miedo, estás triste, preocupado(a), confundido(a), enojado(a), trata de encontrar de qué creencias vienen esas emociones; si es posible, cambia tus creencias por unas más realistas y positivas, de esa forma, cambiarán tus emociones. Recuerda que si no puedes tú solo(a), puedes recurrir a un profesional; actualmente habemos psicólogos(as) que estamos trabajando en línea y también de manera presencial, para que busques la ayuda que mejor te convenga.

Confía en ti y ayuda a tus familiares a creer en ellos mismos, juntos saldremos de esta crisis de la mejor manera si así nos lo proponemos.

Por: Diana Leticia Bon Buelna

Psicóloga
Sesiones Presenciales y En Línea.
Terapia en Descodificación Biológica de Enfermedades y 5 Leyes Biológicas.
Cel. (667) 137-5788
dianaleticiabb@gmail.com
Instagram: psic.dianaleticiabon
Facebook: psicologadianaleticiabon

Leave a comment