El hambre emocional es un estado en el que tu cuerpo te pide comer por ansiedad, sin si quiera tener hambre; las incertidumbres y el estrés constante de la vida actual, provoca que el organismo segregue una menor cantidad de neurotransmisores lo cual genera ansiedad, por lo que el cuerpo tiene un impulso de apetito como forma de calmar el estrés.

Aunque no tienes hambre tu cuerpo manda la señal de que debe comer algo para satisfacer lo que sea que le este estresando, especialmente con la situación que se vive en el mundo hoy en día, es de vital importancia cuidar los hábitos alimenticios por eso te sugerimos seguir los siguientes consejos.

 

Tips para no comer por ansiedad

  • Respeta tus horarios de comida y realiza de 4 a 5 comidas balanceadas al día.
  • No te saltes comidas.
  • Incluye colaciones entre las comidas.
  • Evita la cafeína y las bebidas azucaradas.
  • Manténte hidratada, toma de 2 a 3 litros de agua la día.
  • Realiza ejercicio, al menos 3 horas a la semana.
  • Cuando sientas hambre come una colación o snack saludable, como las palomitas de maíz.
  • Evita comer comida chatarra o refrescos cargados de azúcar cuando tengas hambre.
  • Siempre ten a la mano frutos secos, además de ser muy saludables ayudan a controlar tu sistema nervioso y reducen el estrés.
  • Reduce los alimentos azucarados y procesados, aunque sea tu primera opción cuando sientas hambre, sustitúyelos por frutas, verduras o frutos secos.
  • Incluye frutas y verduras saciantes, frutos rojos, plátanos, aguacate, hojas verdes, apio, naranjas, arándanos y brócoli.
  • Evita los distractores cuando estés comiendo, como la televisión o los dispositivos móviles.
  • Incluye yogurt y cereales en tu dieta, principalmente en el desayuno.
  • Procura dormir de 7 a 8 horas diarias, un mal descanso esta totalmente ligado con el estrés.
  • Realiza algún pasatiempo relajante, practica yoga, meditación, deporte, leer un libro, escuchar música, etc.
  • Mantén tu mente ocupada para evitar comer por aburrimiento.
  • Controla las porciones que comes, pregunta a tu nutriólogo para asegurarte de la cantidad que tu cuerpo requiere de cada comida.
  • Prepara tus propias comidas, te mantendrá entretenido y te ayudará a comer más sano.
  • Quita la comida chatarra y alimentos procesados de tu lista de compras.

Leave a comment