Hace poco escuché a un gurú que hablaba acerca de la paternidad o la responsabilidad de la misma, él decía: “desafortunadamente de diferentes formas se nos dice y se nos hace creer que todos los niños nacen inadecuados y que nosotros tenemos que volverlos adecuados”.

Mi objetivo con este escrito no es crear definiciones, ni reglas que digan que es lo que se debe hacer y cómo, simplemente mi objetivo es mostrar un punto de vista, crear consciencia, dar un poco de luz a quién la necesita y sobre todo a mí misma.

Esto resonó en mis adentros pues esa ha sido uno de los grandes dolores que he venido arrastrando en mi vida, además de ser muy común en sesiones de terapia, disfrazado de millones de temas.

Cuando a un niño le decimos o le hacemos sentir que es inadecuado, en ese instante deja de sentirse amado, se forma en él de alguna forma o nivel la sensación de que algo está mal en sí mismo, que requiere dejar de ser lo que es y comienza a formarse el hábito de dejar de amarse, esté no culpa a sus padres, lo se culpa a mismo.

¿De qué manera te sientes tú? ¿Eres adecuado o inadecuado? ¿O todos y todo se tiene que adecuar a ti?

Esta situación de ser adecuado tiene que ver con la lista mental de nuestros padres, del medio en el que ellos están o estuvieron, la situación económica familiar y global, los gobernantes del momento, sus creencias, sus heridas internas, sus expectativas, su historia personal, como quedarán ellos con su papel de padres y muchísimas cosas más.

Para ser adecuados y entrar en la definición se tienen que conjugar y alinear tantas cosas que sería ser todo menos lo que realmente somos, sería ser todo menos lo que realmente venimos a hacer y ser en esta vida.

¿Qué tiene de inadecuado un bebé?, ya saben esta famosa frase que dice, es difícil ser niño en un mundo de adultos, pues es muy real para mí, un niño y un bebé tienen muy claro lo que quieren, se aman y aman incondicionalmente, perdonan con facilidad, sueltan, le dan la vuelta a la página, y comienzan de nuevo, siempre están buscando disfrutar la vida y lo hacen, pero sabes en mi caminar como terapeuta, he visto que casi siempre está esa sombra, ese chip de, ¿seré adecuado para ti papá o mamá?, ¿seré suficiente? ¿Aprobarás esto que me gusta?

Un niño, un bebé no es un proyecto personalizado, tiene una razón de ser y un propósito de vida, ellos vienen a escribir su propia historia a encontrar su propia plenitud, no a resolver las inconsistencias emocionales de los padres, a vivir los asuntos inconclusos de papá y mamá, a liberar la frustración de los padres a través de tener que ser y hacer lo que ellos no pudieron, los hijos no son extensión de tus ambiciones, que tus hijos sepan que vinieron para crear algo.

El caos se viste tan grande que después de tanta desaprobación e inadecuación, las nuevas generaciones buscando evitar a sus hijos, esos mismos sentimientos generan mayor confusión creando en ellos (hijos) una necesidad de ser inadecuados (me refiero a inadecuados para la situación en la que están papá y mamá) para ya no encajar en los estándares que se estaban viviendo, donde se está creando lo mismo, pero de diferente forma.

Es decir que, en esta sensación de ser inadecuados e insuficientes, es imperante resolverlo en nuestro interior, para eliminarlo de nuestro sistema, para ya no condenar a nuestra descendencia de tener que ser adecuada para nosotros, sino de encontrarse a sí mismos, se trata de que yo como padre descubra ¿quién soy? ¿a qué vengo? Así, de esta forma poder apoyar a mis hijos a que se descubran a sí mismos que puedan vivir sin la condena de tener que ser, de encajar, de mutilarse emocionalmente, físicamente para pertenecer a un vacío sin fondo.

Es buscar guiar, educar, acompañar, construir una vida con sentido, un sentido profundo de amor, de trascendencia, de prosperidad, de nutrición interna, de conexión con el mundo con la naturaleza.

No podemos juzgar a nuestros padres por hacernos sentir inadecuados, ellos sólo hicieron lo que pudieron con lo que tenían y con lo que ellos vivieron.

Repárate mentalmente, emocionalmente, busca cual es tú propósito en la vida y dale sentido a tú existencia, de esta forma apoyaremos a construir personas lo más parecido a su propia maravilla, a su propia creación, no podemos decirle a una estrella como brillar.

 

 

Por: Karla Rochín del Rincón
Lic. Ciencias de la Comunicación, Psicoterapeuta Gestalt, Instructora Certificada Thetahealing.
Info. (668) 832-9863

Leave a comment