Al cambiarnos la vida con esta nueva pandemia del Covid, los planes, los proyectos, las metas y los propósitos dieron un giro inesperado; si el sueño para fin de año era un viaje especial, si la meta era ganar mucho más dinero, invertir en un nuevo negocio, hacer una gran fiesta con amigos y familia, alguna boda o festejo, etc., dieron un vuelvo de 180°.

Ahora para la gran mayoría a nivel mundial lo primordial es la salud e inmediatamente después o a la misma altura lo financiero; cuidar lo que se tiene y ser cautelosos con los empleos, los gastos, egresos, inversiones y demás. Quienes no lo habían pensado, ahora resulta apremiante tener un seguro de gastos médicos, a quienes les era inocuo el virus ahora saben que además de daños colaterales puede costar una pequeña fortuna contagiarse.

Otro factor es la importancia de tener ahorros y la gran valía de la salud frente al poderío económico, pues podrías tener buena economía incluyendo una generosa cuenta en el banco, pero perder un ser querido y ver la vulnerabilidad propia y de las mas amados mueve hasta lo mas profundo de nuestro ser ante la incertidumbre de algo nuevo y agresivo. Si con suerte has sido contagiado asintomático y no se ha trastocado tu vida hoy se ha descubierto que es posible recaer e incluso resultar mas delicado. La salud actual en el planeta es incierta y esa incertidumbre nos obliga a los simples mortales a realizar planes solo a corto plazo pues tener propósitos a largo plazo puede sorprendernos con cambios fuera de nuestro control.

Así vamos descubriendo cotidianamente lo importante del HOY, del AHORA, de que nada es seguro y se van modificando los hábitos, las costumbres y los propósitos. ¿Cómo vamos a perfilar en tiempos actuales nuestras vidas? ¿Nuestra mente sigue pensando que volverá a ser la vida como antes? ¿Nos resistimos a los cambios? Es necesario recordar que el cambio es lo mas seguro que tenemos, existen cambios de un segundo a otro, de un momento a otro, de un día a otro y entre éstos algunos están en nuestras manos, pero no todos dependen de nuestra voluntad.

Hay situaciones que necesitamos como sociedad realizar juntos y transformar tanto acciones como hábitos. La vida nos ha llevado de la mano a la empatía y al bien común pues desatender al otro repercute en todos, ahora si necesitamos ver al prójimo, si no es por humanidad que sea mínimo por conveniencia y olvidarnos de la necedad y el egoísmo.

Si en todas las épocas el amor ha sido fundamental para evolucionar hoy tenemos una gran prueba de nuestra calidad como personas, para soltar apegos, egoísmos y vernos en el otro, de manera que juntos podamos salir de complejidades económicas y enfermedades, amen de muchas cosas más. Cada quien conoce su situación, habrá familias con adversidades económicas, vulnerables en salud física y/o mental, con relaciones difíciles y asperezas por limar, el punto será como iremos resolviendo cada faceta que esta contingencia que se alarga mas y mas nos ha revelado frente a la nariz.

Hoy es tiempo de cerrar ciclos, de adaptarnos al cambio, de tener Fe, esperanza y nuevas ilusiones; los cambios siempre traen cosas buenas, retos por conocer, metas por cumplir, sueños y reflexiones. Este gran cambio obligadamente nos lanza a nuevos propósitos, empecemos a construir los nuestros, seamos objetivos, congruentes y sobre todo empáticos, respetando las decisiones de cada quien, nadie sabe que nave maneja cada capitán, no podemos juzgar pues como decía un sacerdote en su homilía: si conoces sus razones no divulgues: es difamación, si no las conoces tampoco divulgues: es calumnia. Un buen propósito seria empezar a ponernos en el zapato del otro como si fuera nuestro, hoy nos necesitamos mas que nunca.

Namaste.

 

Por: Paty Maytorena
Yoga Master
patymaytorena@hotmail.com
Cel. (667) 751-2884

 

 

Leave a comment